Preocupa a la Coparmex introducción de unidades

AUTOS CHOCOLATE

Durante el primer semestre de 2018 las ventas de autos ligeros registraron una disminución del 8 por ciento y de unidades pesadas del 9 por ciento, afirmó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Ricardo Rivera.

Afectan a la producción y venta de automóviles en la economía formal los programas de inspiración política para la “regularización” de vehículos internados ilegalmente al país, coloquialmente denominados “autos chocolate”.

Precisó que es la introducción ilegal hacia territorio mexicano de autos “chatarra”, a los que por su antigüedad y obsolescencia tecnológica ya no les permiten circular en Estados Unidos.

El contrabando de vehículos es ignorado por autoridades federales y su libre circulación solapada por autoridades locales y municipales, contribuyendo al debilitamiento del mercado interno y del sector automotriz.

En Hidalgo los municipios de Actopan e Ixmiquilpan tienen mayor afluencia de vehículos que ingresan provenientes de Estados Unidos, además incrementa la venta en lotes de automóviles.

La comercialización de este tipo de unidades sorprende muchas veces a compradores, pues en muchas ocasiones son defraudados y la regularización no significa legalización.

Según un reporte de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), de 2006 a 2008 la venta de vehículos importados usados sobrepasó las ventas totales de unidades nuevas en México.

La industria automotriz es una parte vital de la economía nacional, representa casi el 3 por ciento del PIB y provee empleo a casi 2 millones de personas.

El sector automotriz recibe más inversión extranjera directa que cualquier otra industria y el año pasado experimentó un crecimiento cuatro veces mayor al del PIB nacional. (Alberto Quintana)