Y el problema de la basura… nunca se acaba

-Rebasados porque no tienen espacio óptimo para depositar desperdicios sólidos de región Tula-Tepeji; avanza el reloj

RSI

Ángel Hernández

Pese a la inminente terminación de la vida útil del Relleno Sanitario Intermunicipal (RSI), en el que depositan sus residuos sólidos los municipios de Atitalaquia, Atotonilco de Tula, Tlahuelilpan, Tlaxcoapan y Tula de Allende, el proyecto para sustituirlo permanece sin avance claro desde hace al menos dos años.

Ante este escenario, municipios como Tepeji del Río (que no está integrado actualmente, pero que prevé unirse) ya han pensado en una alternativa propia también ante el llenado a tope de sus espacios de confinamiento municipales.

Incluso, a principios de julio pasado, en el marco de la cuadragésima cuarta sesión de cabildo, el alcalde Moisés Ramírez Tapia dio a conocer que al municipio se presentó un grupo de empresarios con la idea de construir una planta recicladora de residuos sólidos que le pareció bastante atractivo.

En este esquema sostuvo que el ayuntamiento sólo debía autorizar la donación de un terreno de cuatro o cinco hectáreas para situar la planta y que la inversión para edificar el inmueble sería totalmente privada. Los integrantes de la Asamblea municipal conocieron el proyecto y se dijeron dispuestos a apoyarlo.

A partir de ese entonces no se han tenido noticias del proyecto, pero se sabe que sólo es cuestión de que se convoque a sesión de cabildo para que se apruebe la donación del predio y que inmediatamente comience la construcción de la planta, que generaría luz eléctrica a partir de la basura.

Otro municipio que se dijo dispuesto a pensar en una alternativa fue Tlaxcoapan, quien en voz del alcalde Jovani Miguel León Cruz indicó que estaría muy interesado en que se acercara una firma a querer invertir en su municipio para solucionar una problemática que es de todos… los desechos.

Sin embargo, dijo que hasta el momento no se han tenido noticias de un proyecto de tal naturaleza en su demarcación, y señaló que es apremiante que el gobierno del estado empiece a buscar alternativas de solución ya que la falta de espacio en el RSI es un tema que está latente.

Sostuvo que al momento no se plantea que, de manera particular se pueda invertir en un nuevo relleno municipal a pesar de que ya es necesario porque se llevarían casi 20 millones de pesos, es decir, el 35 por ciento del presupuesto anual de Tlaxcoapan, por lo que pensarlo es imposible.

En tal sentido reiteró que el gobierno del estado debe comenzar a ver alternativas porque ellos (los municipios) ya hicieron lo que les correspondía… pagar un adeudo de 400 mil pesos para regularizar la situación del relleno actual. “Desgraciadamente resolver el asunto no está en mis manos, pero reconocemos que es urgente”.

 

Sin nada concreto para contar con otro sitio

 

La terminación de la vida útil del RSI está desde mediados de la administración del exgobernador Francisco Olvera Ruiz (2011-2016); sin embargo, la habilitación del nuevo confinamiento no ha avanzado, en casi 3 años.

La Secretaría del Medio Ambiente estatal (Semarnath) refirió que la proyección era integrar al menos a 12 municipios de la región suroeste de la entidad con posibilidad de ampliar a 20 demarcaciones y que se realizaba desde finales de 2017 un estudio para analizar factibilidades y requisitos en materia ambiental de los terrenos que debían cumplirse forzosamente el cual costaría más de 10 millones de pesos.

Desde ese entonces no se tiene conocimiento de que el proyecto haya avanzado, y en reciente visita física a las instalaciones del RSI se pudo constatar que la situación está como hace un par de años, con el relleno casi a su límite y sin cumplir con la más mínima normativa en cuanto a la disposición de residuos ni su tratamiento.

Consultado sobre el tema hace un par de días el presidente municipal de Tula, Gadoth Tapia Benítez sostuvo que sí hay avance en el tema en coordinación con la Secretaría y que al menos ya se tienen tres propuestas tentativas para el nuevo sitio de disposición regional.

“Una posibilidad es ampliar el RSI a otra parcela adjunta a la actual instalación, lo cual vemos factible, las otras alternativas se encuentran en un par de comunidades más” (de las cuales no reveló su ubicación.

Panorama  para 2019

La demora en la habilitación del nuevo confinamiento de basura es evidente y se tiene conocimiento que a partir del 1 de enero de 2019, por normativa ya no se permitirán tiraderos a cielo abierto (condiciones en las que opera actualmente el RSI).

Cabe mencionar que por declaraciones de Tapia Benítez en el tema se apostaba anteriormente a una planta recicladora similar a la del municipio de Tizayuca, pero se ignora si al tema se le dio el seguimiento correspondiente.

Tula de Allende genera entre 80 y 120 toneladas de basura al día, los cuatro restantes municipios que depositan sus desechos en el RSI generan entre 20 y 30 toneladas cada 24 horas.