ARTURO RIVERA

Dicen que a veces “la intención es lo que cuenta”; sin embargo, también habría que recordarle al director general del Instituto Municipal para la Juventud de Pachuca que “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno” y esto porque las autoridades locales han insistido en al apoyo al talento de la demarcación pero este propósito no cumple Rivera Cruz.