Legisladores del PRI, con la mayor preparación académica

-Destaca ante registro de Profesiones Julio Valera con cinco cédulas profesionales

-Así como María Luisa Pérez, quien tiene dos licenciaturas y también una maestría

RESPUESTA OPORTUNA

Andrés Torres Aguirre

Con el inicio de gestión de la LXIV Legislatura surgen diversos cuestionamientos sobre el papel que jugarán los nuevos diputados, los resultados que ofrecerán al pueblo hidalguense, así como las herramientas que tienen para lograrlo.

En diversos escenarios, principalmente en las redes sociales, se habla de una ofensiva orquestada por la mayoría del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en contra de todo y de todos sus adversarios, la cual arrancaría desde el primer minuto de vigencia para el nuevo Congreso local.

La preparación académica nunca estorba y siempre es un aspecto positivo en las áreas de desempeño laboral, cualesquiera que estas sean.

En el caso de la representación social, lo ideal (la historia así lo muestra) es tener un binomio equilibrado entre una carrera profesional y el conocimiento pleno de los problemas y asuntos sociales.

Por lo cual no está de más que la ciudadanía conozca los alcances de sus diputados para juzgar, con base en ello, su desempeño.

Al revisar las cédulas profesionales de los diputados que integran la nueva Legislatura hidalguense, salta a la vista que los representantes populares del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentan un mayor grado de preparación académica.

 

PRUEBAS. Con información pública obtenida del portal de la Dirección General de Profesiones, dependiente de la Secretaría de Educación Pública federal (SEP), resulta que los legisladores con mayores estudios son los priistas Julio Manuel Valera Piedras, quien ostenta cinco cédulas profesionales registradas y correspondientes a dos licenciaturas, dos especialidades y una maestría; y María Luisa Pérez Perusquía, con cuatro cédulas por dos licenciaturas, una especialidad y una maestría.

En el caso de Valera Piedras, sobresale su trayectoria como servidor público, particularmente como delegado del ramo educativo en la entidad y como operador de programas de carácter social, ambos a escala federal.

Asimismo, con dos cédulas se encuentran las diputadas de Morena, Tatiana Ángeles Moreno, Noemí Zitle Rivas, Roxana Montealegre Salvador y del Partido Nueva Alianza (Panal), Viridiana Jajaira Aceves Calva.

Sin registro alguno ante la Dirección General del Profesiones aparecen: José Luis Muñoz Soto (Morena); Ricardo Raúl Baptista González (Morena); Rosalba Calva García (Morena); María Corina Martínez García (Morena); Jorge Mayorga Olvera (Morena); Adela Pérez Espinoza (PRI); Asael Hernández Cerón (PAN); Areli Maya Monzalvo (PAN); Areli Rubí Miranda Ayala (PRD); y Marcelino Carbajal Oliver (Panal). El resto de los diputados locales cuenta con un solo registro ante la misma instancia.

Sin ser obligatorio algún grado académico para ser electo diputado local, no puede soslayarse que la preparación académica es determinante para realizar una labor eficiente y que cumpla con las expectativas de los representados, pues por contar con ella se puede tener mayor amplitud de visión para la resolución de problemas y reducir la curva de aprendizaje en el ámbito de desempeño, obteniendo mejores y prontos resultados, a la vez que su carencia implica, no siempre, realizar labores legislativas con base en ocurrencias o copiando modelos alejados de la realidad social, escenario repetido con cada cambio en este Poder dentro de Hidalgo.