GRILLERÍAS

LEY ELECTORAL

Levantó ámpula la presentación del consejero electoral en el Congreso del estado, pero nadie preguntó si esta nueva adquisición les ayudará a los diputados locales a prepararse el terreno para “saltar” candidaturas, ahora que se aproxima la renovación de ayuntamientos. Queda muy poco tiempo para que los legisladores locales presenten su iniciativa para reformar la Ley Electoral y de ahí que el presidente de la junta legislativa anunciara el lunes su nueva adquisición. Y el tema no queda sólo ahí, hay diputados locales que se ven en el proceso federal porque confían en que su partido mantendrá el impulso para llevarlos sin el menor esfuerzo, algunos sin mérito alguno, a la victoria electoral.

 NUEVA VETA

El que la extitular de comunicación del gobierno estatal, Martha Gutiérrez, fuera implicada en investigaciones por desfalcos a Radio y Televisión de Hidalgo tiene varias connotaciones. Por supuesto que sorprende que la también exdiputada federal sea argumento de la defensa de uno de los principales señalados en el desvío, pero también significa que funcionarios de administraciones anteriores podrían ser llamados a cuentas, al menos en el escrutinio de la opinión pública. Hasta ahora, sólo exfuncionarios de la pasada administración habían sido objeto de señalamientos legales e investigaciones, lo cual ya es un hecho nunca antes visto. Con lo que se acaba de ventilar en la investigación por desvíos a Radio y Televisión de Hidalgo, se abre el espectro dos sexenios atrás en materia de irregularidades y actos presumiblemente fuera de la ley.

PENDIENTES

En la agenda política de Hidalgo está la discusión de la nueva Ley Electoral, la organización interna para selección de candidatos, distribución de partidas presupuestales a cada organismo político y en el Movimiento Regeneración Nacional, nada que definen a su dirigencia. Los de Morena no tiene prisa por elegir a su comité estatal y dejan que se desgaten, por un lado, el Grupo Universidad, por otro la corriente que encabeza Canek Vázquez. El problema es que al no existir dirigencia formal cada integrante de ese partido interpreta las señales de su máximo líder nacional como le da la gana y, claro, a conveniencia. La prueba de lo que los grillitos dicen es que los diputados locales de Morena para unos temas son muy beligerantes y para otros guardan silencio sepulcral, como sucede con la despenalización del aborto, porque “como dicen por ahí”, es un tema que no reporta votos.