Equilibra Legislatura local apellido materno y paterno

-Con modificación decidirán tutores orden al momento de registrar menores

-También hubo varias adecuaciones con el fin de cambiar género de nacimiento

PROPUESTAS AVALADAS

Jocelyn Andrade

Modificó el Congreso la Ley de la Familia del Estado de Hidalgo, para establecer que al momento de registrar un menor sus apellidos podrán componerse por cualquiera de los del padre y madre, en el orden que de común acuerdo ambos determinen.

La propuesta inicial fue presentada por la diputada Claudia Lilia Luna Islas y reforma los artículos 146 y 147 del mencionado ordenamiento.

El nuevo texto quedó: “Tratándose del nombre de la niña o del niño que se registra, este se formará con el o los nombres propios, cualquier apellido de la madre y cualquier apellido del padre, en el orden que de común acuerdo ambos determinen”.

En el caso de que no exista acuerdo entre los padres, el Oficial del Registro del Estado Familiar procederá a realizar un sorteo el cual determinará quién de los padres elige el primero de los apellidos.

Cuando sólo sea la madre o el padre quien se presente ante el Oficial del Registro del Estado Familiar y solicite que en el acta se incluya a ambos progenitores, la solicitud deberá acompañarse de carta poder firmada por ambos, en la que exprese el consentimiento del orden de los apellidos y presentar identificación oficial.

De no cumplirse con este requisito, ambos padres deberán acudir para que se realice el registro correspondiente.

En caso de reconocimiento judicial, el juez será quien decida el orden que deban llevar los apellidos.

El orden de los apellidos del primer hijo acordado entre la madre y el padre o el que derive del sorteo será el mismo para los demás hijos e hijas del mismo vínculo, aun cuando los padres se encuentren en proceso de divorcio o separación.

Por otro lado, los integrantes de la LXIV Legislatura avalaron modificar los  artículos 214 Ter, 214 Quater y 214 Quinquies para establecer por identidad de género la convicción personal e interna, tal como cada persona se percibe a sí misma, la cual puede corresponder o no al sexo asignado en el registro primario.

Para cambiar el género de nacimiento, en ningún caso será requisito acreditar intervención quirúrgica, terapia, diagnóstico u otro procedimiento para el reconocimiento de la identidad, por lo que el reconocimiento respectivo se llevará a cabo ante el Oficial del Registro del Estado Familiar cumpliendo todas las formalidades que exige la normatividad.