Preocupa abandono a familias de las víctimas en Tlahuelilpan

-Hasta ahora sólo un 8% de huérfanos fueron incorporados a programas

-Busca el ayuntamiento alguna solución pues se quedarán sin recursos

TRAS LA TRAGEDIA

Ángel Hernández

Apenas 8 por ciento de los 71 huérfanos que dejó el estallido de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan son beneficiados con algún programa federal; es decir, 65 no están inscritos a ninguno.

A cuatro meses de la explosión, que cobró la vida de 137 personas, la mayoría originarias de Tlahuelilpan, el alcalde Juan Pedro Cruz Frías consideró que el municipio continúa de luto, “el dolor de las familias que perdieron a un ser querido nunca desaparecerá”, pero en este momento lo que más preocupa es la falta de apoyos.

Señaló que urge saber cómo se apoyará a todos los afectados, pero principalmente a 53 niños o adolescentes que están en edad escolar, “porque necesitarán quien los apoye para sus estudios, para salir adelante y, en algunos casos, lamentablemente quedaron huérfanos de padre y madre, entonces no contarán con ingresos.

En el marco de los 120 primeros días del estallido sostuvo que, de momento, su gobierno tiene como proyecto prioritario consolidar el centro de desarrollo económico y cultural de Tlahuelilpan, donde además reubicaría la plaza de los días martes para ofrecer alternativas de desarrollo social y una fuente de ingresos a quienes resultaron afectados, aunque no sean originarios del municipio.

Habló de que los días de tianguis son “un verdadero desmadre” y para mejorar condiciones de seguridad y ordenamiento, tanto para el comerciante como para quien acude a comprar, ha entablado pláticas con algunos diputados federales para que asignen recursos para comprar un terreno de al menos cuatro hectáreas y proceder con su intención.

Precisó que la idea ya estaba con antelación pero se reforzó con el tema de las familias de los afectados por la explosión del denominado viernes negro. “La reubicación ya estaba pensada, pero cobró impulso después de que la mayoría de familias afectadas comenzó a pedir al ayuntamiento un punto de venta en la plaza al quedarse sin sustento”.

Por ahora no puede atender esa petición de los deudos, pues bajo las condiciones que prevalecen sería una irresponsabilidad aumentar el número de mercantes.

Aun así insistió en que debe verse la forma de asegurar el desarrollo económico y social de la población y en general de todos los deudos, al considerar que la gente que murió no eran ladrones de gasolina o huachicoleros como se les catalogó en principio, sino que fueron y son víctimas de la falta de oportunidades.

 

PASADO. Aceptó el edil que siempre quedará la “espinita” de que pudo hacerse más para evitar esta desgracia, “si hubiésemos hecho algo más para contener a la gente, para evitar que se acercaran a la zona, aunque se hablara de represión, hubiera sido mejor que se hablara de otro tipo de situaciones (violencia) y no de 137 muertes.

Mencionó que la instrucción para el entonces director de Seguridad Pública, Abelardo Hernández Ruiz, fue evitar que se acercara la gente a la zona, pero admitió que los agentes del orden y aún las fuerzas federales que acudieron al lugar antes de la explosión estuvieron rebasadas.

Cabe resaltar que Abelardo Hernández fue sustituido por Javier Cortés Rodríguez apenas unos días después de la conflagración, se dijo que el exdirector renunció voluntariamente debido a que sufrió repercusiones postraumáticas después de lo ocurrido en San Primitivo.

Insistió en que aunque ahora den todo el apoyo posible a las familias de los afectados, la deuda moral siempre existirá y se quedarán con el pensamiento de que quizá debieron obligar a la gente a marcharse del lugar.

Admitió que aún después de cuatro meses, la percepción de la gente es que los tres niveles de gobierno son y fueron rebasados por la contingencia.

 

TURISMO. Cruz Frías indicó que el turismo también pudiera ser una opción viable para el desarrollo económico y social de Tlahuelilpan, pues cuenta con proyectos como el del parque ecoturístico del Cerro de Gómez, para el cual ya tiene autorización de 25 millones de pesos por parte del Congreso local, además de la propuesta del Museo de la Bruja, del escritor Alejandro Calvo, y la tirolesa más grande del mundo, afirmó que las tres intenciones pudieran consolidarse antes de finalizar su gestión, en 2020.

Admitió que aunque la mayoría de la población no era huachicolera, la sustracción y comercialización de hidrocarburos de manera ilícita constituía una derrama económica importante para el municipio, al permitir a quienes se dedicaban a esto darse “lujos”, que compartían con sus familias, “pero hoy que el robo de hidrocarburo cesó en casi 90 por ciento, estamos viendo las repercusiones porque la economía se resintió, de ahí la importancia de dar opciones a las personas”.

 

MEMORIAL. La construcción del memorial en honor a las 137 víctimas de la explosión en la zona cero continúa en tiempo y forma, en recorrido físico por el lugar se constató que ya se encuentran los cimientos para el mausoleo, así como una plancha de concreto que servirá de acceso al área donde yacen decenas de cruces como recuerdo de cada uno de los fallecidos.

La zona cero aún es objeto de investigaciones por parte de la Fiscalía General de la República (FGR) por lo que no ha sido liberada para la libre manipulación de familiares de los caídos.