Protección a personas tatuadas

-Actualizó Congreso local la ley para garantizar

derechos a quienes decidan marcar su cuerpo

EVITAR DISCRIMINACIÓN

Jocelyn Andrade

Aprobó el Congreso localla modificación de la Ley para Prevenir, Atender, Sancionar y Eliminar la Discriminación, con el objetivo de evitar que personas que cuenten con tatuajes o perforaciones no sean contratadas en algún puesto laboral.

La iniciativa inicial fue presentada por la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Claudia Lilia Luna, quien refirió que aunque se considera que los tatuajes y perforaciones son algo actual o moderno, lo cierto es que es una costumbre milenaria llena de significados religiosos, culturales, mágicos, a lo que hoy en día la popularidad de tatuajes y perforaciones ha ido en aumento.

“Es de considerar que tanto las perforaciones y tatuajes han sido parte importante en diversas culturas de todo el mundo, mayas, aztecas, egipcios, chinos, hindúes, polinesios, etcétera, donde más que un simple adorno representaba fuerza, conexión con divinidades, identidad, tributos, talismanes, entre otras cosas”.

Datos de la Secretaría de Salud revelan que a escala nacionalcada año se tatúan más de 30 mil jóvenes, lo que antes se consideraba tabú ahora es visible en cualquier localidad, en términos globales se estima que en México una de cada 10 personas tiene al menos un tatuaje y, en general, la cifra total de quienes deciden marcar su cuerpo podría alcanzar 12 millones de personas.

Enfatizó la necesidad de realizar acciones en pro de la igualdad y garantía de derechos de ciudadanos tatuados o con perforaciones, para que gocen del libre acceso a oportunidades de trabajo, a espacios de participación comunitaria y generen proyectos de vida, propuestas ciudadanas y comunitarias desde su perspectiva y conocimiento.

Indicó que el uso de tatuajes o perforaciones no debe influir en la decisión de contratar o no a una persona para que ocupe un espacio laboral, pues su desempeño no depende de si lo porta o no sino que debe ser valorado a partir de su capacidad, eficacia, eficiencia y compromiso laboral, al desarrollar diferentes actividades que se le encomiendan.

Por ello se reformó el artículo 11 de la mencionada ley, para adicionar que es discriminación toda conducta activa u omisiva, contra quienes cuenten con tatuajes o perforaciones.