Otros datos

Juan José Herrera

Una cosa es hablar o tirar palabras al viento y otra muy distinta sustentar con bases bien cimentadas argumentos irrebatibles; tal parece que al presidente de la Junta de Gobierno del Congreso local, no se le da más que lo primero.

Lo anterior a sabiendas de que cuando se lanza un testimonio como el que ofreció el pasado martes, respecto a que el Ejecutivo estatal compró a legisladores, deben tenerse las pruebas dispuestas en mano.

De ser así, Ricardo Baptista tiene una oportunidad histórica, como nunca antes en una Legislatura, para entonces sí comprobar una intervención que pondría en riesgo la legitimidad y autonomía de un Poder tan importante como el Legislativo.

Sin embargo, como siempre, las palabras del también coordinador de la bancada morenista resultan huecas, tibias y hasta desesperadas, ante la falta de “colmillo” y voluntad política para establecer acuerdos a favor del pueblo hidalguense y no de intereses muy particulares y específicos.

Romper pactos previos, cerrarse como lo hacen de manera regular al diálogo y argüir presuntas condiciones negativas para acudir a la más reciente sesión, dejó (una vez más) muy mal parados a los integrantes de la referida bancada, quienes se vieron rebasados, sí, por sus propias inexperiencias.

“Persiste la sospecha de que integrantes de esta Legislatura han sido corrompidos con favores políticos y económicos para ser serviles al poder político del PRI en Hidalgo”, expone Baptista sin ofrecer mayores datos, ni nombres o apellidos, con todo el riesgo que le implica aceptar que, en efecto, existe corrupción al interior de un organismo que él mismo preside y que en más de una ocasión ha demostrado tintes de opacidad, sobre todo cuando se le solicita explicar recortes o manejos discrecionales de recursos, aprobados por los mismos morenistas.

Como sea, ojalá la cosa se esclarezca y pronto; o ¿será que el legislador “tiene otros datos”?

 

      Twitter: @juanjo_herrerap