Insiste Morena en refritos

-Presentó Ricardo Baptista otra copia para modificar Código Penal, ahora fue del PRD

SIGUE EL PLAGIO

Jocelyn Andrade

Presentó el diputado local del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Baptista González, iniciativa para tipificar la violencia digital; sin embargo, la propuesta ya había sido presentada en esta misma Legislatura por la representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Areli Miranda Ayala.

El pasado 19 de marzo la legisladora del “sol azteca” presentó una iniciativa para reformar el Código Penal para el Estado de Hidalgo, donde solicitaba tipificar el “ciberacoso” o violencia digital.

La propuesta de la perredista buscaba reformar los artículos 188 y 190 y adicionar el 189 Ter, así como el capítulo V Bis al Código Penal, para establecer el delito de ciberacoso.

Sin embargo, pese a ser el presidente de la Junta de Gobierno, este jueves Baptista González presentó una iniciativa que también reformaría los artículos 188 y 189, además de adicionar el capítulo V Bis, para establecer el mismo delito.

La primera propuesta en el artículo 188 indica: “… y para quien por cualquier medio solicite favores sexuales para sí o para una tercera persona; realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe, que le cause un daño o sufrimiento psicoemocional que lesione su dignidad, se le impondrá prisión de dos a seis años y de 30 a 120 días multa”.

En tanto la de Baptista menciona: “…se le impondrá prisión de dos a seis años y de 40 a 145 Unidades de Medida y Actualización”.

Para el caso del artículo 189, la de Areli Miranda: “Comete el delito de ciberacoso quien hostigue o amenace por medio de las Tecnologías de la Información y Telecomunicación, redes sociales, correo electrónico o cualquier espacio digital y cause un daño en la dignidad personal…”.

La de Baptista: “Comete el delito de ciberacoso sexual quien con fines lascivos y de manera reiterada, asedie a una persona mediante imágenes, videos, audios o textos de carácter sexual, erótico o pornográfico, por medio de las Tecnologías de la Información y Comunicación, redes sociales, correo electrónico, mensajería instantánea o cualquier espacio digital…”.

Si bien las propuestas no son idénticas, sí existe gran similitud entre ambas y buscan el mismo fin: tipificar el ciberacoso.