Sin liberación y abandonado el territorio de la explosión

-Permanece la llamada zona cero sin ninguna presencia de autoridades

-Sólo acuden familiares de los fallecidos para recordar a sus muertos

TRAGEDIA TLAHUELILPAN

Ángel Hernández

A poco más de seis meses de la explosión del pasado 18 de enero en la comunidad de San Primitivo, entre los límites de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan, la zona cero donde murieron calcinadas 68 personas, mientras que 69 lo hicieron al recibir atención médica, sigue sin ser liberada por parte de la Fiscalía General de la República (FGR) ni por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pese a ello, en la mortal franja por donde aún atraviesa el ducto Tuxpan-Tula, actualmente ya hay cuando menos 20 capillas erigidas en honor a los 137 fallecidos.

Las construcciones son parte del proyecto de un memorial que impulsa la Iglesia Católica, el cual presenta un avance aproximado del 20 por ciento.

Aunque hasta mediados de junio se observaron a personas que tenían a cargo dicho mausoleo, a partir de esa fecha el lugar permanece en el abandono, sin ningún trabajo.

Desde esa fecha, en distintos recorridos, el área se observa abandonada, sólo con visitas de familiares de las víctimas que acuden a dejar flores y a recordar a sus consanguíneos.

Al respecto el delegado de Programas para el Desarrollo en Hidalgo, Abraham Mendoza Zenteno, dijo que sabe del avance del memorial, pero que se ha pedido a la gente parar las edificaciones.

Lo anterior, pormenorizó, debido a que aún no se obtiene liberación de la FGR, pero además porque se encuentra pendiente el dictamen de Pemex, el cual descartaría cualquier riesgo de una nueva explosión.

Indicó que las autoridades comprenden el desacato inicial de los familiares de las 137 víctimas, en el sentido de iniciar con la edificación del memorial, por formar parte de su duelo.