Craso error dejar a  circos sin animales

– En muchos casos se desconoce el paradero de diversas especies

– Hubo quienes optaron por sacrificar o deshacerse de especímenes

MÁRGENES

Milton Cortés 

Un error del que actualmente se pagan las consecuencias fue la determinación de impedir la presencia de animales en circos y otros espectáculos públicos, ya que en muchos casos se desconoce el paradero de diversas especies, consideró Marcos Román, antiguo propietario de un espectáculo hidalguense.

Criticó que esta situación, como muchas otras, se haya definido desde el ámbito legislativo espacio de representación popular en donde sus principales actores no tienen conocimiento de ciertos temas que se presentan en tribuna y que generan severas consecuencias a sus representados.

Explicó que a partir de este impedimento, algunos de los propietarios de los pequeños circos existentes en la entidad,  optaron por sacrificar o deshacerse de algunas especies.

«Lo cierto en torno al destino de los animales es que los únicos que conocen su paradero son los propios dueños y como consecuencia no van a evidenciar qué hicieron con las especies con las que trabajaban, pero lamentablemente esas leyes lejos de proteger a las animales los condenaron a morir, vivir en cautiverio o estar con dueños que no cuentan con las condiciones necesarias para proteger a una especie».

Reiteró que derivado de esta misma determinación, los espectáculos circenses propiedad de familias modestas tuvieron que cerrar su espectáculo ya que sus principales atractivos eran la presentación de números acompañados de animales.

«Los circos modestos normalmente trabajamos con chimpancés, algunas llamas, caballos miniatura, perros, animales que no era muy difícil de cuidar y cuya manutención no resultaba complicada, no obstante cada propietario que cerró su carpa define de manera no adecuada el destino para sus animales y eso no lo toman en cuenta las autoridades».

Lamentó que por principio de cuentas, actualmente prevalezcan en activo menos de 20 circos propiedades de familias en Hidalgo, cuando anteriormente existían por lo menos 30 surgidos en los diversos municipios de la entidad.

«En segunda instancia aquellos que aprobaron la determinación de no presentar animales en los circos y otros espectáculos públicos, destinaron a muchas especies a sufrir, en su desconocimiento en torno a un tema del cual  las familias de cirqueros pagan sus consecuencias».