Genera antagonismo accionar de la secretaría

A FAVOR Y EN CONTRA

 Milton Cortés

 Intensificar el operativo de supervisión para detectar irregularidades en el servicio de taxis de Pachuca, generó una serie de opiniones a favor y en contra entre trabajadores del volante, quienes señalaron, por un lado, que estos operativos deben ser permanentes, y quienes argumentaron que se trata de una “cacería de brujas”.

La Secretaría de Movilidad y Transporte (Semot) informó que durante los últimos tres días fue posible sancionar más de 25 unidades de transporte colectivas e individuales, cuyos operadores demostraron carencia de tarifario y mal estado de vehículos.

Al respecto trabajadores del sistema de transporte individual, expusieron que las acciones emprendidas por la autoridad del transporte en la entidad son para favorecer el servicio de taxis, en beneficio tanto de concesionarios, operadores, como de usuarios.

Opinaron que de esta manera se pretende mejorar el sistema de transporte y será posible revertir los malos comentarios que se han presentado en torno a este servicio.

En tato, otro sector de operadores indicó que estas acciones obedecen a una persecución a transportistas, aprovechada por los usuarios para señalarlos de ofrecer malos servicios.

Agregaron que es necesario que la sociedad no se vuelque en denuncias y se generalice en contra de los operadores ante determinados casos, situación que afirmaron afecta al servicio tanto en Pachuca como en su zona metropolitana.

Para el día de ayer Semot anunció la sanción de dos unidades de taxi por hacer base en puntos no autorizados.