Sigue la UPFIM en la mira: caso de corrupción en sexenio pasado

PASOS

“Bajo a lupa” del Gobierno Federal una universidad hidalguense, luego de haberse destapado una red de corrupción que dejó el sexenio federal anterior.

El motivo de aprehensión de Rosario Robles Berlanga, quien fue funcionaria federal durante la administración de Enrique Peña Nieto, fue el uso indebido del servidor público, según la Fiscalía General de la República (FGR), al no impedir el desvío de recursos económicos por más de 5 mil 073 millones de pesos.

Este dinero fue destinado a varios proyectos que no se lograron comprobar ni justificar, uno de ellos corresponde a la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero (UPFIM).

Durante su gestión como titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Robles Berlanga firmó un convenio con la universidad que años después, resultó haber sido un fraude.

Bajo la rectoría de Juan de Dios Nochebuena Hernández, firmó un convenio de colaboración por un monto de 185 millones 839 mil 480 pesos para realizar difusión y aplicación de conocimientos científicos y técnicos en la implementación de proyectos y acciones en materia de ordenamiento territorial (elaboración de software de automatización de registro, control y seguimiento de información).

Pero para ello, la universidad, localizada en el municipio de Francisco I. Madero, subcontrató a dos empresas particulares para la realización de estas actividades, mismas que no cuentan con figura jurídica ni se ha comprobado su legal funcionamiento.

Si bien esta universidad cuenta con una ingeniería en Sistemas Computacionales y en energías, la mayoría de sus programas educativos están enfocados a la agrotecnología, agroindustria y producción animal.

Todo esto fue destapado hace más de un año y se conoció como “La estafa maestra”. (Adalid Vera)