Privilegian un evento 100% familiar 

La posibilidad de limitar la venta de alcohol en centros de diversión en torno a la feria estatal del presente año no significará pérdidas en el tema económico, afirmaron propietarios de algunos de estos lugares.

Expusieron que ya toman medidas para que la presente festividad sea un evento 100 por ciento familiar, en la que no predomine la venta de bebidas embriagantes, sino que se ofrezcan de manera moderada y con amplio sentido de la responsabilidad.

«La posibilidad de tener una feria familiar ayuda a que más gente quiera visitar tanto el recinto ferial como algunos de los establecimientos que se encuentran en su perímetro. Es muy importante decir que la juventud busca establecimientos seguros y qué mejor que limitando el uso y consumo de bebidas para que todos se diviertan de la manera adecuada», señaló el administrador Javier Vergara.

Dijo que la determinación de las autoridades de regular la venta de alcohol marcará la diferencia ante las ferias más importantes del país, donde normalmente el consumo es uno de los principales atractivos.

«Los comerciantes vivimos de la venta de alcohol de esto subsisten los bares, pero cuando existe responsabilidad de las autoridades, de los propietarios, administradores así como de los consumidores, ninguna regulación va a ser negativa sino todo lo contrario, tendremos más asistentes que visitarán nuestros negocios con la firme convicción de que estarán en un lugar seguro y dónde se divertirán de manera adecuada».