Ruptura

Juan José Herrera

Al escalar los conflictos internos entre la fracción “morenista” del Congreso local, también fueron evidenciadas las escisiones que, desde hace meses, prevalecen sin aparente solución en esa misma instancia.

Y es que el reciente pleito de lavadero ventilado en redes sociales entre Roxana Montealegre y Susana Ángeles, ambas diputadas locales por Morena, denotó la desesperación del grupo que comanda (al menos de dicho) Ricardo Baptista.

Dichos roces, derivados de una agenda que debía incluir el tema de los ajustes para quedarse con la Junta de Gobierno lo que resta de la Legislatura, confirmó lo que ya muchos sabían: que no existe unidad entre los “morenistas” de cepa y los del Grupo Universidad.

No sólo eso, sino también que es Víctor Guerrero Trejo quien podría relevar muy pronto a Baptista, a quien le faltó capacidad y voluntad política y le sobró obediencia.

Por si fuera poco, desde la propia cúpula nacional del Movimiento Regeneración ya hay órdenes de intervención directa, pues al parecer a los también llamados “dipuporros” no les ha quedado claro el verdadero sentido del concepto de “representante popular”, que no de grupúsculos o intereses personales.

Lo único claro es que el ala “universitaria” pierde cada vez más confianza y poderío (si es que lo tuvo) y que su relación con el orden federal no es ni será adecuada, menos cuando el propio gobernador Omar Fayad goza del aprecio manifiesto del presidente López.

La ruptura pues entre estos personajes es innegable, por decir lo menos.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap