Corazón saludable: SSH

– El objetivo es reforzar la prevención, detección, diagnóstico oportuno, tratamiento y control de las enfermedades cardiovasculares, obesidad e hipertensión arterial

SEMANA NACIONAL

Redacción

Del 23 al 27 de septiembre, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) efectúa la Semana Nacional por un Corazón Saludable, con el objetivo de reforzar la prevención, detección, diagnóstico oportuno, tratamiento y control de las enfermedades cardiovasculares, obesidad e hipertensión arterial para desacelerar la aparición de las complicaciones derivadas de ellas.

Enfermedades que, de acuerdo con los especialistas, representan una gran carga para quien las padecen, por altos costos que representan los tratamientos y la dificultad para llevar una vida “normal”.

Los infartos, primer lugar de atención entre los males cardiacos y que se presentan en personas cada vez más jóvenes, junto con la hipertensión arterial, trombosis, accidentes cerebro-vasculares, e infartos cerebrales, son algunas de las complicaciones que se generan por una mala salud del corazón.

Bajo el lema “Que la comida sea tu alimento, y el alimento tu medicina”; la SSH, a cargo de Marco Antonio Escamilla Acosta, intensifica acciones para concientizar a la población de la importancia de adoptar un estilo de vida saludable y realizarse chequeos médicos de manera regular.

Además de realizar actividades físicas por al menos 30 minutos al día, los cardiólogos resaltan la importancia de llevar una alimentación balanceada, siguiendo una dieta cardio-saludable, baja en grasas saturadas y colesterol, sin excesos de grasas y harinas, evitando fumar o ingerir alcohol.

Entre las principales recomendaciones, se encuentran reducir la ingesta de sal, azúcar refinado y alimentos procesados. “Elegir alimentos saludables para el Corazón no significa que tenga que sacrificar el sabor”, precisan los nutriólogos.

La clave está en consumir alimentos saludables como; verduras frescas, granos integrales: maíz, avena, centeno trigo y arroz integral, legumbres: lentejas, frijoles, habas, garbanzos, carnes magras (carne animal constituida casi totalmente por fibras musculares, sin grasas o “gorditos”), pescado y productos lácteos bajos en grasa.