Establece minera diálogo para solucionar conflictos

-Derivados de bloqueos para lograr informe sobre daños al medio ambiente en zona

-Acudieron representantes de empresa, de gobierno federal y de diferentes secretarías

CON VOLUNTAD

Redacción

Celebraron integrantes de comunidades locales y miembros de la organización que actualmente mantiene un bloqueo al acceso de la Unidad Minera Naopa, de la Compañía Minera Autlán, reunión inicial en la que se dieron pasos encaminados a lograr una solución a la situación actual, mediante el diálogo.

Acudieron el delegado de Programas para el Bienestar del gobierno federal en Hidalgo, funcionarios de Secretaría de Economía, Semarnat, Conagua y de la Sedeco, así como alcaldes de Lolotla, Tepehuacán de Guerrero y Molango.

Durante la sesión hubo un reconocimiento a las inquietudes por parte de las comunidades con el objetivo de corregir situaciones de riesgo a la salud, así como de contaminación de los arroyos y ríos de la región.

En este sentido, ante la ausencia de estudios actualmente concluyentes sobre las causas de dichas situaciones, las partes convinieron continuar generando información científica que permita tener un conocimiento sobre el estado actual que guardan los cuerpos de agua, la fauna y flora silvestre comestible en sistemas agrícolas pecuarios, piscícolas y agroforestales locales, así como de la salud humana a las distintas fuentes de exposición al manganeso.

Esta información buscará generar evidencias sólidas acerca de las distintas fuentes y causas que impactan sobre dichos estados y, a partir de ellas, diseñar las medidas de intervención correspondientes.

En este sentido, y dentro de un clima de respeto y diálogo, se acordó poner en marcha de manera conjunta entre las partes reunidas y con la participación de distintas dependencias del gobierno federal, el Plan Inicial en Materia Ambiental para la Zona de Influencia de Autlán, mismo que incluye:

  1. Realizar diagnóstico detallado sobre la calidad del agua en ríos y arroyos de la región de interés y de común acuerdo entre las partes interesadas.
  2. Actualización y ampliación de la red de monitoreo de agua de la región de interés.
  3. Actualización de los estudios de los efectos por exposición a manganeso en la salud humana de las poblaciones locales.
  4. Revisión de la seguridad de los procesos de la actividad minera tanto en la fase de extracción como de procesamiento y disposición, entre otras.