Combate al crimen incide en Hidalgo, expone procurador

-Destaca Raúl Arroyo que la PGJEH incentiva una política de cero tolerancia a la corrupción por parte de servidores, derivado de las denuncias de la ciudadanía

LÍNEAS

Rosa Gabriela Porter

Incremento del índice de violencia en ciertas regiones de Hidalgo es por el combate hacia los grupos delincuenciales en otras entidades y buscan otro tipo de giros ilegales, afirmó el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJEH), Raúl Arroyo González.

Además refirió que la dependencia incentiva una política de cero tolerancia a la corrupción por parte de servidores, derivado de las denuncias de la ciudadanía, por ello la dependencia inició procedimientos contra 96 funcionarios y 89 agentes.

Durante la comparecencia del procurador ante el Congreso, diputados lo cuestionaron respecto a los altos niveles de violencia, asesinatos, robos de vehículos o casas-habitación, entre otros, por lo que aclaró que no hay presencia formal de cárteles y explicó que todo depende de las condiciones geográficas de cada municipio, por ejemplo, el corredor que conecta del Valle del Mezquital con Estado de México y Querétaro, contrario a lo que ocurre en las demarcaciones cercanas a Puebla o Tlaxcala.

«La teoría del caso, independientemente de que cada situación es diferente, es el reacomodo de una delincuencia que hoy está siendo combatida por varios frentes y está buscando otras actividades, otros espacios, otras formas de organización interna y otros liderazgos, además no sólo la PGJEH tiene que actuar, pues nos corresponde sólo la parte de procuración».

Asimismo, legisladores insistieron sobre los casos de corrupción y anomalías en los ministerios públicos o del personal de la PGJEH, ya que son recurrentes las quejas de que servidores solicitan dinero para agilizar trámites o investigaciones.

Al respecto, Arroyo González informó que son 96 servidores con procedimientos ante el órgano de control por actos indebidos, 10 casos de corrupción, 89 agentes con procesos iniciados, cuatro policías de investigación, dos trabajadores administrativos y un perito, además, abundó en que para abatir este problema, actualmente implementan diversas permutas en el personal de la PGJEH, por ello registraron 423 bajas, 323 nuevos funcionarios, 164 ascensos y 800 cambios de adscripción.

Pormenorizó que en la Fiscalía Anticorrupción hay 581 carpetas, de ellas, 27 personas fueron vinculadas, 10 servidores públicos, 6 policías municipales, cuatro exfuncionarios estatales y dos litigantes.

De igual forma, el procurador reiteró la importancia del presupuesto para renovar la estructura y operatividad de la dependencia, por lo cual mencionó la importancia de consolidar diversas políticas laborales, de protección a las mujeres y una agencia de investigación paralela.