Esencialmente

David Tenorio

Se suele decir que los hombres se conocen mejor por sus hechos; en latín se dice res gestae, simplemente «cosas hechas».

El servicio público implica colaborar libre y voluntariamente para la realización de un esfuerzo que contribuye en cierta medida a colmar una necesidad de la mayoria y en beneficio del bien común. Servir supone brindarse como elemento útil para una tarea.

Los romanos también hacían uso del termino gravitas que significa «un sentido de la importancia de los asuntos entre manos», “un sentimiento de responsabilidad y empeño”. Es un termino aplicable a todas las clases sociales: al general cuando demuestra comprender sus responsabilidades, a un ciudadano cuando da su voto consciente de la importancia de éste, a un amigo que da un consejo basándose en la experiencia y considerando el bien de uno; El poeta latino Propercio lo empleaba cuando aseguraba a su amante la «seriedad (gravitas) de sus intenciones». Es lo opuesto a levitas, cualidad despreciada por los romanos, que significa frivolidad cuando se debe ser serio, ligereza e inestabilidad.

El Servidor Público debe pues orientar su actuar con responsabilidad y empeño, es decir con gravitas. Destacando principalmente el deseo de servir y a atender las necesidades de los ciudadanos, poniendo a disposición de la población sus capacidades, con el fin de contribuir al desarrollo y anteponiendo los máximos fines del Estado a cualquier propósito o interés particular.

A quién demuestra el compromiso en el servicio público, se dice que tiene  vocación de servicio, y se distingue por ser uno de los principales valores fundamentales del Servidor Público.

Pero el Servidor Público debe tener sobre todo conciencia y trascendencia del compromiso adquirido para con la sociedad. Su trabajo es esencialemente  estar al servicio de los ciudadanos y las ciudadanas, con ética, honestidad,  igualdad, solidaridad, eficiencia y responsabilidad. 

 

Twitter: @David_Tenorio