Patrimonio cultural intangible

MUESTRAS

Jocelyn Andrade

Instaló el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) un altar de Día de Muertos, con la finalidad de cumplir uno de los objetos de la dependencia, preservar el patrimonio cultural intangible.

Héctor Álvarez Santiago, director del INAH Hidalgo, señaló que la celebración de Día de Muertos o Todos Santos, es uno de los eventos más emblemáticos de México, y se considera como una tradición ancestral indígena y sincrética con la cultura española.

En el ámbito y discurso del patrimonio cultural, ésta tradición fue nombrada por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Sin embargo, esta tradición no es homogénea, sino que existe una diversidad de expresiones y significados en torno a ésta festividad que dependen, en parte de la diversidad de las culturas originarias que las llevan a cabo, y en parte a la constante reelaboración simbólica de sus actores.

El altar para la celebración de Todos Santos entre los tepehuas de Huehuetla, Hidalgo, se enmarca dentro de la cosmovisión que dicha cultura tiene sobre la vida y la muerte, y los rituales que realizan para mantener un equilibrio entre ellas.

En el altar podemos encontrar dos tipos de mole: el Pascal y el mole picante, así como diferentes tipos de tamal, entre los que no deben faltar los tamales de frijol en alguna de sus presentaciones.