Respeta Legislatura opiniones pero estudiarán protocolos  para acceso

 – Diputados locales lamentaron la interrupción de la sesión ordinaria número 94, celebrada este jueves 31 de octubre

REFLEJOS

Rosa Gabriela Porter

Analizarán los integrantes de la LXIV Legislatura los protocolos de acceso al Congreso, tras los recientes hechos ocurridos en la sede de la soberanía estatal, en donde diversos grupos de manifestantes afectaron el trabajo cotidiano del personal, mediante un comunicado, reiteraron el respeto a las diferentes opiniones y la plena disposición para atender a la ciudadanía.

Vía redes sociales, los diputados locales lamentaron la interrupción de la sesión ordinaria número 94, celebrada este 31 de octubre, por parte de los integrantes del Movimiento Nacional por la Vida “Vive México”.

Los más de 100 inconformes, quienes rechazan la iniciativa para despenalizar el aborto en Hidalgo, invadieron el recinto de la soberanía e impidieron el desahogo de los puntos del orden del día, por tanto, la mesa directiva en turno suspendió los trabajos parlamentarios.

“Si bien el Congreso es un ente público de libre acceso para cualquier persona, en el cual se ha mantenido una política de puertas abiertas a la ciudadanía, privilegiando la libertad de pensamiento y con total respeto a todas las ideologías, la intrusión en el pleno e interrupción de la sesión ordinaria, así como la también reciente toma de instalaciones, devienen en un abuso que no puede ser aceptable bajo ninguna circunstancia, toda vez que han atentado contra la seguridad, libertad y trabajo de los legisladores, así como del personal que labora en el Poder Legislativo”.

La manifestación de los pro vida fue la tercera ocasión en la semana que el Poder Legislativo padeció la intromisión de grupos inconformes, pues en días anteriores arribaron pobladores del Valle del Mezquital que impidieron los accesos al Congreso por más de cinco horas; después, integrantes de Antorcha Campesina dieron cita durante la comparecencia de la Secretaría de Finanzas. 

“Ante los hechos suscitados, es necesario revisar los protocolos de acceso al Congreso, con el único interés de salvaguardar la integridad y derechos de quienes laboramos en el Poder Legislativo, sin menoscabo de los derechos de todo ciudadano a ser atendido y escuchado por la legislatura”.