Nada por celebrar

-A más de mil 45 días desde su apertura, el inmueble permanece prácticamente inoperante; a inconformidades de habitantes se suman las voces de alcaldes de la zona

UNIDAD ONCOLÓGICA

Ángel Hernández

“Cumple” la Unidad Oncológica del Hospital Regional Tula-Tepeji 3 años en “servicio”, el próximo 19 de diciembre.

Al haber sido inaugurada en 2016, luego de un retraso de casi 2 años y medio en su construcción, a consecuencia de problemas con la mecánica de suelo, pese a ello, con todo y que han pasado más de mil 45 días desde su apertura, el inmueble permanece prácticamente inoperante.

De esta manera lo expresaron habitantes de la región suroccidente de la entidad, que asistieron a la mesa de trabajo y seguimiento de la presentación de la agenda ambiental para la cuenca de Tula, Atitalaquia y Tepetitlán, quienes reprocharon que los tres órdenes de gobierno no hagan nada para frenar la alta incidencia de cáncer de cáncer que existe en la zona.

De esta manera vecinos de municipios como Atitalaquia, Atotonilco de Tula, Tezontepec de Aldama y Tula dijeron que la tasa de mortalidad por el padecimiento es gravísima, pero aún con ello, las autoridades no les dan opciones públicas para la atención a la fatal enfermedad.

Manifestaron con preocupación que recientemente se tengan casos de cáncer cerebral y malformaciones en fetos nacidos en la cuenca de Tula, debido a la contaminación, y reiteraron la queja de la falta de atención, pero sobre todo que las autoridades no reconozcan o minimicen la problemática.

A las quejas de los habitantes se sumaron las de presidentes municipales como la alcaldesa de Atitalaquia, María Antonieta Herrera Jiménez; y el Ejecutivo de Tepeji del Río, Moisés Ramírez Tapia; quienes por separado dijeron, sin proporcionar cifras de sus dichos, que día con día los casos de cáncer, padecimientos renales y pulmonares van en franco aumento.

La mandataria atitalaquense externó que sus gobernados tienen que lidiar con la contaminación de empresas exparaestatales como la refinería Miguel Hidalgo y la termoeléctrica Francisco Pérez Ríos, y más aún con las aguas negras de la Ciudad de México, que llegan a su municipio sin tratar a través del canal Tlamaco-Juandhó, situación que sostuvo es alarmante porque la población que se avecinda en torno al cuerpo de agua se enferma constantemente y que muchos de ellos ya presentan padecimientos cancerígenos.

Ramírez Tapia por su cuenta indicó que la situación de la aguas negras es la que más preocupa en su demarcación y que los mayores padecimientos en Tepeji son de tipo renal, y que por ello, en busca de remediar la problemática, su gobierno ha construido 18 plantas tratadoras locales que permiten al menos tratar 17 por ciento de las aguas residuales que van a la presa Requena.

El presidente municipal reconoció que no es suficiente, pero dijo que al menos algo se hace, y emplazó al resto de municipios de la franja suroccidente a realizar su propio esfuerzo para sanear el agua.

Indicó que su preocupación por el saneamiento del vital líquido le surgió en campaña, cuando visitó una de las comunidades de Tepeji, y dio cuenta de una familia donde había tres hermanitos con enfermedades muy graves en la piel, y de tipo renal, y entonces -aseveró- “prometí que iba a hacer algo y los ayudé”.

 

VOZ DEL GOBERNADOR. Ante las quejas ciudadanas y el respaldo de los ediles hacia sus respectivos ciudadanos, el gobernador Omar Fayad Meneses admitió que el ala oncológica del nosocomio no opera en las condiciones deseadas, a casi tres años de que su inauguración, y dio la razón a los quejosos en cuanto a que se carece de alternativas para el tratamiento de la enfermedad.

Sin embargo, el mandatario hidalguense exhortó a no ver mal todo lo relacionado con la unidad oncológica, puesto que, aseveró, el inmueble ya estaba y que sólo restaba equiparlo bien y dotarlo de personal médico calificado para su correcto funcionamiento, entonces, afirmó, “vamos a pedir ayuda al Gobierno Federal para ponerlo en condiciones al 100 por ciento”.

Adelantó que la administración hidalguense está dispuesta a poner la parte que le corresponde, pero insistió en que es necesario la ayuda de Andrés Manuel López Obrador: “necesitamos la ayuda del Gobierno de la República para conseguir que el oncológico del regional Tula-Tepeji sea totalmente funcional, hacen falta muchos aparatos y personal médico”, reconoció.

Recordó que ha realizado tres visitas sorpresa al hospital regional Tula-Tepeji, y a la unidad oncológica, en la primera de las cuales, el sorprendido fue él debido a que nada funcionaba.

Sobre la falta de funcionalidad del ala oncológica del hospital regional, el 14 de enero de 2019, habrían alertado los diputados locales por los distritos XIV y XV de Tula y Tepeji respectivamente, Ricardo Baptista González y Noemí Zitle Rivas, quienes en una visita sin previo aviso dieron cuenta de que nada servía del supuesto equipamiento especializado que albergaba el polígono.

En aquella ocasión lamentaron que la supuesta área de especialidad no cuenta con presupuesto ni personal propio asignado, sino que se maneja con el mismo recurso del hospital regional y que la atención es brindada por el personal médico, enfermería y administrativo con el que ya se contaba, en realidad, lo que hicieron fue asignarles más tareas, más responsabilidades, pero no contrataron a especialistas para manejar los aparatos ni médico para dar consultas en padecimientos cancerígenos.

Denunciaron que muestra de ello, es que de seis médicos oncólogos con los que debería contar el área, sólo se tiene uno y que también hay insuficiencia de camas, además de que no se cuenta con los especialistas para operar los aparatos necesarios para el correcto funcionamiento del área.
Noemí Zitle reiteró que al ampliar la infraestructura del hospital general de Tula tuvieron que dar más trabajo al personal con el que ya se contaba puesto que no hubo contratación de especialistas para atenderlo, “no es un hospital oncológico, sino una extensión del regional, no cuenta con presupuesto ni personal propio”.
Ricardo Baptista por su cuenta denunció que las autoridades de salud estatales y municipales no revelan las verdaderas cifras de casos de cáncer en la región suroeste del estado probablemente porque no quieren alarmar a la población, pero intuyó que hay decenas (o tal vez cientos) y exigió que se dé a conocer la verdad para poder atender la problemática de manera integral.

SSH. Pese a los reclamos históricos de la población y el reconocimiento de la problemática de los alcaldes, Congreso del estado y aún el propio gobernador, el pasado 25 de septiembre, el titular de la Secretaría de Salud (SSH), Marco Antonio Escamilla Acosta, negó que la incidencia de cáncer en la zona sea mucho mayor a otras latitudes del estado y aseguró que Hidalgo se encuentra por debajo de la media nacional.

Asimismo agregó que hasta ahora no hay evidencias concluyentes que demuestren que el cáncer se correlacione con los altos niveles de contaminación que persisten en la cuenca Tula-Tepeji-Atitalaquia-Tepetitlán.

Por último desestimó los cientos de casos reportados por agrupaciones civiles como el Movimiento Social por la Tierra (MST).