Pintan el mundo naranja para detener agresiones 

La violencia puede manifestarse de forma física, sexual y psicológica; atención

– Hay casos que son particularmente vulnerables, como niñas y féminas de mayor edad  

MUJERES/EQUIDAD

Redacción

En forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye: Violencia por un compañero sentimental (física, maltrato psicológico, violación conyugal, feminicidio); sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético); trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); mutilación genital; y matrimonio infantil.

Por eso, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia de género se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar las agresiones que se ejercen sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

De ahí que la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) se suma a las actividades permanentes del gobierno del estado, y en el marco de este día, con el lema: «Pinta el mundo naranja: Generación igualdad se opone a la violación»; se refuerza la lucha por la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

La SSH adopta las actividades encabezadas por la Organización Mundial de Naciones Unidas (ONU), en la campaña “ÚNETE”, se implementarán 16 días de activismo para poner fin a la violencia, en cualquiera de sus modalidades, con acciones que culminarán el 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas.

Destaca la oficialía que aunque todas las mujeres, en todas partes del mundo, pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables, ejemplo de ellos, son las niñas y las mujeres mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y/o discapacidades, así como aquellas en crisis humanitarias.