Tecnología a favor de los pueblos mágicos

DCIM/100MEDIA/DJI_0341.JPG

– Si de algo podemos estar seguros es que más gente nos conoce por medio de las redes sociales: así lo expresan prestadores de servicios 

RUTAS

Milton Cortés 

Con el apoyo de las redes sociales, pueblos mágicos de Hidalgo fortalecen su presencia en el ámbito nacional, así lo plantean prestadores de servicios.

Informaron que el sector turístico del Corredor de la Montaña ha mejorado en la afluencia de visitantes, esto derivado de la estrategia cibernética que cada autoridad, así como de manera independiente, los prestadores de servicio han lanzado por medio de las redes sociales.

«La utilización de las nuevas tecnologías ha sido fundamental para la promoción visual de las riquezas naturales con las que cuenta el estado,  que han convertido al Corredor de la Montaña como el más importante de los que ostenta la entidad», dijo Inés Suárez.

«Si de algo podemos estar seguros es que más gente nos conoce por medio de las redes sociales, eso sin duda refleja el compromiso que tenemos como prestadores de servicio, esto aunado al trabajo que realiza el gobierno del estado por medio de la Secretaría de Turismo y de forma particular cada uno de los ayuntamientos que comprenden los pueblos mágicos».

Externó que este efecto se refleja también en el aspecto económico ya que mientras más personas se congregan en parajes naturales y pueblos mágicos incrementa la derrama económica que necesitan la autoridad y los propios pobladores.

Reiteró que la estrategia de promoción la mantendrán muchos de los prestadores de servicio y de esa forma consolidar al Corredor de la Montaña como una de las rutas turísticas más importantes del centro del país dentro de un estado sin litoral.

«El aspecto económico es cada vez más complicado y sabemos que el turismo depende de la fluidez del dinero; sin embargo, somos conscientes de que cuando se ofrecen buenos servicios y trato de calidad, es posible atraer a los visitantes para que puedan a pasar sus días de asueto», concluyó.