Tempranero

Juan José Herrera

Qué tan factible resulta, en tiempos donde la velocidad informativa propicia el olvido, sobre todo dentro de la política, adelantarse a los hechos.

Una pregunta que encuentra resonancia en un dicho popular: “no por mucho madrugar amanece más temprano” y que; sin embargo, poco parece interesar a quienes exigen ser considerados ante la inminente llegada de un nuevo proceso electoral.

A pocos días del inicio formal de dicho ejercicio “democrático”, donde los partidos elegirán a sus abanderados para que el pueblo vote por el menos peor o por aquel que convenza con la misma retórica de siempre, hay un “madrugador”, cuyo madruguete (válgase el pleonasmo) pretende formalizarlo como el ungido para la renovación del ayuntamiento de Pachuca.

De tal suerte el exdiputado local, Canek Vázquez, mandó a publicarse una encuesta ex profeso en un medio nacional donde los resultados lo ubican, supuestamente, a la cabeza de las preferencias.

Convendría preguntar primero si el exlegislador, mejor conocido por su relación y amistad con Manlio Fabio Beltrones que por un trabajo real para la entidad, tiene residencia comprobable en la capital del estado, pues hasta donde se sabía su domicilio estaba en Tepeapulco.

La siguiente incógnita es si el “joven” político ya cuenta con su credencial de militante del Morena, organismo por el que pretende lanzarse al nuevo periplo.

Y la última y no menos importante sería indagar sobre las posturas de los “verdaderos morenistas”, esos que alertaron desde hace mucho sobre intromisiones de priistas y panistas o perredistas que ya nadie quiso en sus partidos; ¿qué pensarán de todo ello personajes como Luis Enrique Cadena, Francisco Patiño, Abraham Mendoza, Víctor Guerrero..?; los “morenistas de cepa” en Hidalgo, de que les coman el mandado de tan gacha forma.

¿Será que el visto bueno para el “madruguete” provino directamente del Grupo Universidad?, al menos el tufo lo tiene.

 

UN DATO: La casa encuestadora para estos nobles fines tempraneros, de nombre Arcop, fue una de las empresas más beneficiadas con contratos de gobierno federal en los sexenios panistas, atribuida a Felipe Calderón, aunque el “dueño público” es Rafael Giménez, quien fuera director de Opinión Pública de la Presidencia.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap