Mueren dos hidalguenses

-Perecieron dos mineros de Zimapán: casos fueron en municipios situados al norte del país

EN DURANGO

Hugo Cardón


Esta semana dos mineros originarios de Zimapán murieron  en las inmediaciones de la Mina Santo Niño, ubicada entre Canelas y Otáez, municipios de Durango; laboraban en la empresa denominada Bacís.
Los cuerpos fueron identificados por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Durango como Juan José Casas Cantera, quien tenía 34 años de edad; y Miguel Ángel Franco Reséndiz, de 22, oriundos de la referida municipalidad hidalguense.
Sobre estos casos, el ayuntamiento de Zimapán informó que hasta ayer no tenía solicitudes de apoyo de los familiares para el traslado de los cuerpos de los mineros, asimismo carecían de información precisa sobre los hechos.
De acuerdo con los primeros datos que se han ventilado, por las autoridades, el pasado martes a José Casas Cantera le cayó una piedra en la cabeza mientras se encontraba al interior de una mina donde trabajaba como perforista, esto  en el municipio de Otáez.
Por otro lado, el miércoles Miguel Ángel Franco Reséndiz también perdió la vida, esto derivado de un accidente que sufrió el municipio de Canelas, donde se desempeñaba como maquinista dentro de la empresa minera de Birimoa.
Se menciona que mientras realizaba su trabajo al exterior de la mina volcó y junto con la máquina cayó a un barranco generando que sus múltiples lesiones le provocarán la muerte, en este caso, integrantes de la Dirección Municipal de Protección Civil de Canelas fueron los primeros en prestar auxilio.
En este deceso también la Fiscalía General del Estado de Durango fue la encargada de realizar las diligencias correspondientes a fin de cumplir con la normatividad.
Cabe mencionar que mineros de Zimapán suelen migrar a otros estados para prestar sus servicios en compañías mineras, ya que el trabajo que se tienen en su municipio de origen muchas veces es limitado por lo que buscan mejores oportunidades.