Continúan reclamos por inicio de las operaciones

-Manifestaron ambientalistas que resulta necesario frenar llegada

-Aguas negras viajarán hasta Río Tula mediante proyecto del TEO

 DESACUERDOS

Ángel Hernández

Exigieron integrantes de grupos ambientalistas con presencia en Tula y su región que gobierno federal frene su intención de verter mayor cantidad de aguas negras hacia el Río Tula, por medio del Túnel Emisor Oriente (TEO), que está próximo a inaugurarse, y que supondrá un desfogue de líquidos residuales de al menos 150 mil metros cúbicos por segundo.

Lo anterior durante reunión informativa realizada ayer, donde dieron cuenta de avances en trabajos desde diversos ejes a partir del 15 de noviembre de 2017, en que recordaron, lograron frenar la tala de miles de árboles del afluente.

Liderados por René Romero Rivera, presidente de la Red de Consciencia Ambiental Queremos Vivir, y Fernando Cruz Rodríguez, del Grupo Ecologista Hidalguense, reprocharon que desde hace dos años continuaron las labores para echar al río el excedente de aguas residuales del Valle de México para evitar inundaciones en el antiguo Distrito Federal y el Estado de México.

Agregaron que el proyecto estaría “muy bien” si tan sólo no contemplara enviar más aguas negras hacia Tula, municipio y región de las más contaminadas del planeta y si no implicara riesgos para habitantes “de todo el Valle del Mezquital”, a donde llega toda el agua negra.