Presupuesto electorero

 Leonardo Herrera

 La mayoría del Congreso en Hidalgo no aprobará el presupuesto enviado por el gobernador Omar Fayad y preparan modificaciones en cuatro rubros, que les permita una mayor maniobra en las próximas elecciones municipales para consolidar al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) como la primera fuerza electoral en el estado.

Esta vez no contrataron un despacho externo para elaborar su plan financiero alterno, pero mantienen a un grupo de asesores, todos integrantes del Grupo Universidad encabezados por el exdirector de Administración del Congreso local, Roberto Piña Macías, que hacen ajustes necesarios al documento que presentará la diputada presidenta de la Comisión de Hacienda, Nohemí Zitle Rivas.

Su prioridad hasta ahora, de acuerdo con lo que se conoce de versiones obtenidas en reuniones privadas, es que aumentarán el presupuesto a universidades públicas, pero será sólo el señuelo para disfrazar beneficios que quieren entregar a la UAEH y que buscará ser mayor al 15 por ciento de lo obtenido en este año; es decir, superará la bolsa de mil 141 millones 144 mil 430 pesos adicionales.

Para ello incorporarán proyectos como la construcción del centro de investigaciones en la Ciudad del Conocimiento, dos campus más y crecimiento en infraestructura para investigación y matrícula del 50 por ciento en los más de 21 campus e institutos del estado y con ello justificar el dinero que se entregará literalmente al grupo de Gerardo Sosa Castelán.

Pero no será la única manera que buscará para obtener mayor presupuesto para el próximo año electoral, también buscarán asignarse la famosa bolsa de infraestructura municipal para obras, curiosamente en 20 municipios donde tiene puesta la mira el grupo Sosa Castelán y esta será superior a los 2 mil millones de pesos, que serían entregados en obras y acciones de manera directa por los 17 legisladores de Morena.

Al mismo tiempo ya hicieron una serie de recortes y ajustes al proyecto que presentó la secretaria de Finanzas, Jessica Blancas, las áreas que afectarían serían la Secretaría de Desarrollo Económico, Secretaría de Obras, Salud y buscan una reducción en gastos de difusión.

En los próximos días comenzarán a fluir datos y números antes del 22 de diciembre, cuando se prevé la votación en el pleno, donde se espera una discusión y oposición de diputados priistas, panistas y perredistas a la pretensión de los morenistas-universitarios, e incluso un veto a la ley de ingresos por parte del propio Ejecutivo, lo que mandaría al estado a tener el mismo presupuesto de este 2019 el próximo año.