Un año

 Andrés Torres

Al cumplirse un año de que Andrés Manuel López Obrador rindiera protesta como Presidente de México está muy claro quiénes son sus colaboradores cercanos, pero aún más quiénes son eficientes.

Como era de esperarse, la administración de AMLO tiene muchos detractores y prácticamente no hay día sin polémica por las decisiones o acciones de gobierno. La división social se profundiza y pareciera que hay hasta gozo porque esto tenga entretenida a la opinión pública.

Claro está que el actual presidente usa las redes como catalizador de medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) pero me resisto a creer lo que otros aseguran, que desde las redes alimenta, promueve y estimula la división de la sociedad mexicana.

Las cosas han cambiado, insiste el presidente, ojalá sea para bien, porque la mayor parte de su discurso se sustenta en el pasado, deposita ahí el origen de todos los males del país pero casi nunca habla del presente o del futuro, al menos no de manera sustentada.

Pero una gran verdad de esta administración es que el país sigue trabajando, no hubo un desastre financiero con la llegada de López Obrador al gobierno y la paridad peso-dólar se mantiene, uno de los indicadores más fuertes de que las cosas no anda mal.

En el tema de la seguridad hay muchos señalamientos a la administración federal por los niveles de violencia pero el presidente ya enseñó cuál será el recurso, al menos discursivo, para hacer frente al tema: se evaluará el trabajo de los gobernadores y sobre ellos recaerá la responsabilidad.

Ya se publicó una lista de los mandatarios que “no le echan ganas”.

Este sistema, se me ocurre, podría ser muy conveniente en el futuro cuando se acaben los plazos y, sobre aquellos proyectos que no avancen, el presidente reconozca que entre sus colaboradores no todos “estuvieron a la altura”.

En cuanto a la relación entre el gobierno federal y el hidalguense, está confirmada una sólida colaboración y entendimiento. El presidente usa el tema Hidalgo como ejemplo en todo el país. Sus constantes visitas dan fe pública de esto y en lo privado las estrategias políticas que fueron aplicadas para acotar al Grupo Universidad.

Para muestra un botón: se prepara una visita más de AMLO a Hidalgo para este año, quizás el 23 de diciembre en un municipio de la Huasteca, la novedad sería que el presidente encabezaría la audiencia pública, ejercicio social y político que tan buenos dividendos ofrece.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio