Saldo favorable en celebración

-Acudieron miles de peregrinos hasta La Villita para demostrar su fe a la Virgen de Guadalupe

POCAS INCIDENCIAS

Milton Cortés

Con diversas manifestaciones de fe, la Basílica Menor de Nuestra Señora de Guadalupe recibió este jueves la visita de miles de peregrinos que acudieron a celebrar 488 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el Cerro de El Tepeyac.

Hasta el cierre de la presente edición, autoridades de los diferentes órdenes de gobierno reportaron una nula actividad negativa en torno a las celebraciones guadalupanas, resultado de operativos en conjunto, implementados en el perímetro de La Villita.

Destacó la participación de fuerzas de seguridad que garantizaron la integridad de peregrinos desde su ingreso por los principales accesos a la ciudad hasta llegar al recinto mariano.

Adelantaron que fue importante la participación de la gente que contribuyó en la medida de lo posible para que el saldo fuera favorable durante las celebraciones del presente año.

Elementos de las policías estatal y municipal resguardaron esta zona de la ciudad, donde se brindó atención preventiva, de protección civil, primeros auxilios, así como revisión de puestos de comida instalados cerca del atrio del recinto.

Hasta entrada la tarde de ayer socorristas que se mantuvieron al tanto de las incidencias en torno a las celebraciones guadalupanas también reportaron saldo favorable, salvo la atención que se brindó a algunas personas que fueron estabilizadas por variación en su presión arterial y otras más por escoriaciones en los pies.

Calles como José María Iglesias, Vicente Segura, Samuel Carro y un tramo de la avenida Juárez se mantuvieron cerradas hasta las últimas horas del día de ayer, de igual forma para este día quedó restablecida la operación en la estación del Tuzobús Parque del Maestro, que permaneció cerrada durante todo el jueves.

La Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo aconsejó que durante los presentes días se mantenga la paciencia sobre todo en automovilistas, quienes todavía en los siguientes días pueden encontrar algunas peregrinaciones que se dirijan a La Villita.

Por otra parte el efecto de presencia de las personas también generó una derrama económica positiva para los comerciantes establecidos de la zona, quienes afirmaron que la ventaja la obtuvieron los locatarios con giros de comida y ropa.