Contingencia

Juan José Herrera

Ayer fue decretada una nueva contingencia ambiental para el Valle de México, producto de altos índices de contaminación registrados en la zona metropolitana.

Hace apenas unos meses, el estado de Hidalgo sufrió una de las peores crisis registradas en toda su historia en esta materia, lo que obliga a repensar en alternativas para contrarrestar efectos, sobre todo cuando la entidad cuenta con una de las demarcaciones más contaminadas del mundo, según organismos internacionales, Tula-Tepeji.

Pese a los llamados constantes para evitar situaciones que incidan de manera directa a esta problemática, a los hidalguenses no parece quedarles claro el tema, pues tan sólo en el marco de las festividades con motivo de la Navidad, cientos de personas salieron a las calles para continuar con la “tradición” de quemar pirotecnia.

Para quienes recorrimos la ciudad la madrugada de este 25 de diciembre pudimos observar a niños, jóvenes e incluso adultos motivando la quema de los fuegos artificiales, lo que dejó un panorama lamentable, no sólo por el nivel de humo y químicos que se elevaron para crear una especie de nata sobre el cielo de la capital hidalguense sino además los restos de papeles y basura que dejaron a su paso.

No existe hasta el momento, según pudimos apreciar, llamado contundente pues tampoco hubo presencia por parte de autoridades capitalinas, sobre todo en barrios altos, para frenar este tipo de actividades que redundan en la mala calidad del aire.

Pese a dicho panorama, hay algunos esfuerzos visibles, como el caso del ayuntamiento de Tulancingo, el cual estableció dentro de sus reglamentos la prohibición primero de venta y luego de utilización de estos artefactos para su población.

Por si fuera poco, tronar cuetes representa sin duda un riesgo latente, pues es en estas fechas cuando los accidentes (quemaduras y pérdida de extremidades) aumentan, como bien puede corroborarse en las salas de emergencias de hospitales y clínicas.

Sería bueno preguntar también qué están haciendo los legisladores locales para frenar de tajo un problema con diversas aristas y si en un futuro inmediato podría pensarse en una ley que restrinja, por la propia seguridad de toda la población, este problema que acaba siempre en contingencia y malas noticias.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap