El futuro del universo II

Comentábamos la semana pasada sobre la saga de Star Wars (Guerra de las galaxias), que fue protagonizada en sus inicios, sólo por hombres, sabios, integrados en el Consejo Jedi, que cuando son perseguidos casi a su extinción, sólo vemos a una Jedi, sin protagonismo, morir en batalla. En la historia subsecuente, aunque se hizo película primero, comenzamos a ver a una mujer protagónica: Carrie Fisher, (quien muriera en 2016 antes de terminar la filmación de la película final de la saga que acaba de estrenarse), en el primer papel principal y de lucha y resistencia de una mujer en esta historia. Su papel, aunque polémico, nos introdujo como género al mundo del cine de ficción. La famosa princesa Leia, después de dirigir la resistencia contra el Imperio, es capturada por un alienígena que la toma prisionera, por intentar rescatar a su amado (Han Solo). Lo cuestionable hoy en día, radica en que al parecer Jabba de Hutt, la encadena para hacerla presa de sus instintos sexuales, por lo que vemos a una guerrera en el traje de una bailarina exótica encadenada al amo que la desea. ¿Se les hace conocida esta historia? Bueno, pues sigue reproduciendo el papel sexual de las mujeres, como objetos y trofeos sexuales, y peor aún, como esclavas sexuales a disposición de grupos delincuenciales tratantes de mujeres. Es hasta 2015 cuando Disney y J.J. Abrahams, realizan la siguiente trilogía de la saga, que vemos por primera vez a una mujer Jedi, protagonista, guerrera, luchadora incansable y dispuesta a aprender y entrenar la fuerza (Rey). Resulta interesante observar cómo fue evolucionando la historia, al grado de converger con la idea que desde hace tiempo, queremos cambiar las mujeres acerca de nuestro papel en la sociedad, la cultura y en este caso, el arte, que tanto impacto tiene en el público de todas las edades.

 

[email protected]