Prevalece robo de combustible en entidad, dice súperdelegado

-Afirmó Mendoza que es un tema pendiente por parte de la federación

-Pese a los operativos encabezados por la Guardia Nacional en regiones

LUCHA CONSTANTE

Jocelyn Andrade

Reconoció el delegado de Programas Sociales en Hidalgo, Abraham Mendoza Zenteno, que en el estado la extracción ilegal de hidrocarburos continúa y es un problema que permanece pendiente.

Señaló que aún se pueden localizar tomas clandestinas y fugas en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), pese a los constantes operativos que se mantienen en coordinación con la Guardia Nacional y la Policía Estatal.

Indicó que si bien identificaron una disminución de este delito, aún no lo han erradicado por completo.

Refirió que a través de las mesas para la paz se ha planteado la vulnerabilidad de Hidalgo al respecto, ya que por su territorio pasan 3 mil kilómetros de ductos que hacen de la entidad un blanco para este ilícito.

Asimismo manifestó que entre las zonas más vulnerables está la Tula-Tepeji, porque congrega tres líneas de distribución: Tula-Azcapotzalco, Tula-Salamanca y Tula-Tuxpan.

“En ese sentido estamos en una situación compleja, lo relevante es que ahora así como se descubren las tomas, en cuestión de horas se están inutilizado y bloqueando por completo, cuando antes no se atendían”.

Por último recalcó que la gente de la región entiende que el país está cambiando y por eso hay más denuncias de actividades relacionadas con la extracción ilegal de hidrocarburos y comportamientos sospechosos.

Cabe recordar que en 2018 y 2019 Hidalgo se ubicó como la entidad con mayor detección de tomas clandestinas en los ductos de Pemex; sin embargo, de acuerdo con las cifras oficiales de la paraestatal, los barriles diarios que se pierden disminuyeron considerablemente.

Además la Policía Estatal, en el combate a la extracción ilegal, logró recuperar más de 45 mil litros de combustibles en los operativos que realiza, los cuales fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR) y esta a su vez los regresó a Pemex.