Varios pendientes para 2020

MEDICIÓN Uno de los tópicos más relevantes al interior del Congreso es el relativo a las reformas para la Ley Orgánica del Poder Legislativo * Disposiciones del Código Electoral hidalguense, mismo que requiere de una amplia innovación

Rosa Gabriela Porter

Luego de año y medio en funciones, la LXIV Legislatura enfrentó intensos debates, distintas posturas, acciones de inconstitucionalidad, división y polémica por temas específicos, por lo que para 2020 existen varios pendientes que las bancadas afrontarán durante un lapso en donde habrá comicios para renovar ayuntamientos.

Este año, las fuerzas políticas representadas ante la soberanía continuarán con su agenda legislativa y el impulso de diversas propuestas que requieren de consensos; sin embargo, trascienden las presuntas divisiones entre los integrantes del grupo de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la intención de cambios en esa coordinación parlamentaria, sin descartar las eventuales renuncias antes del 7 de marzo para quienes aspiren a una candidatura en alguna de las 84 alcaldías en disputa.

Uno de los tópicos más relevantes al interior del Congreso es el relativo a las reformas para la Ley Orgánica del Poder Legislativo, pues el grupo parlamentario de Morena ya planteó numerosos canjes como la creación de una Junta de Coordinación Política, ampliar el periodo de funciones de la mesa directiva, contempla el supuesto de diputados independientes, medidas disciplinarias en caso de ausencias, permuta sobre la mayoría simple y calificada en las votaciones, etcétera.

Sobre la integración de la Junta de Gobierno, los “morenistas” propusieron que cuando un grupo parlamentario tenga mayoría absoluta ostentará la presidencia durante todo el ejercicio constitucional, designarán a la secretaría y vocalías conforme lo determine el citado órgano del Congreso, con ello eliminarían la presidencia rotativa.

Respecto a este tema, trascendió la inclusión de un artículo transitorio para que en caso de que esta iniciativa sea aprobada por el pleno, entre en vigor a partir de septiembre del 2020.

En caso de que dos o más bancadas cuenten con el mismo número de representantes, tomarán como base el porcentaje de votación y la presidencia será alternada con duración de un año, por los tres grupos que tengan más legisladores en el Congreso.

De igual forma, la iniciativa adapta las denominaciones de cinco comitivas permanentes y adiciona la Comisión del Agua, delimita la integración y funcionamiento de la Junta de Gobierno, crea la Unidad de Evaluación y Control, que tendrá como función principal vigilar el desempeño de la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH) y de sus servidores públicos.

Otro de los asuntos polémicos fue el debate sobre la interrupción legal del embarazo (ILE), que aunque no logró su aprobación por mayoría de los diputados de la LXIV Legislatura, algunos representantes mencionaron la posibilidad de que nuevamente planteen el tema en tribuna durante 2020.

De igual forma, para este año quedaron aplazados muchas de las disposiciones del Código Electoral hidalguense, mismo que requiere de una amplia innovación que debe incluir articulados, entre otros, que garanticen la participación efectiva de pueblos y comunidades indígenas, así como personas con discapacidad.

Mención especial merece la realización nuevamente una consulta indígena que incluya diversas obligatoriedades pormenorizadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tales como informada, de buena fe, libre y culturalmente adecuada.

Igualmente, tópicos que refieren a la Ley de Transparencia, en el cual diversos grupos parlamentarios expusieron ideas y argumentos para su eventual reforma, ahora con la resolución de la SCJN podrán definir los artículos a derogar o modificar.

Finalmente, lo relativo a la denominada Ley Olimpia para sancionar, prevenir y erradicar violencia sexual relacionada con las tecnologías y ciberacoso.