Carpetazo a casos de explosión: la PGJEH

EXPONE ARROYO

Ángel Hernández

Afirmó el procurador de justicia estatal, Raúl Arroyo González, que a casi un año del estallido del 18 de enero en Tlaxcoapan, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) concluyó todas las investigaciones iniciadas, por lo que no quedan carpetas de investigación pendientes del caso.

A pregunta expresa dijo que no tienen reporte de pendientes ni de que hubiera desaparecidos derivados de la explosión.

Indicó que los restos de todas las personas cuyos restos se recogieron de la zona cero en el predio conocido como Los Poteros, entre los límites de Tlaxcoapan y Tlahuelilpan, fueron entregados a sus familiares y descartó la existencia de pendientes en el tema.

A pesar de los dichos del procurador cabe resaltar que autoridades civiles, como el director de Protección Civil de Tlahuelilpan, Ángel Barañano Guerrero, afirmaron que hubo varios desaparecidos y gente a la que nunca reclamaron sus familiares.

En entrevista previa sostuvo que por las altas temperaturas a las que se sometieron los cuerpos de las personas que perecieron en el lugar, tras la explosión del ducto de Pemex el 18 de enero de 2019, seguro hubo personas que se desintegraron por completo.

Cabe señalar que incluso se tiene la confirmación por parte de pobladores originarios de Tepeji del Río y Tezontepec de Aldama que nunca encontraron a sus familiares ni les fueron entregados por la PGJEH. Se han documentado al menos una decena de casos distintos.