JUAN PEDRO CRUZ

Al alcalde de Tlahuelilpan parece no quedarle claro que la coordinación de esfuerzos y acciones con la federación y el estado no es capricho sino urgencia. A un año de la tragedia en su demarcación, Cruz Frías demuestra que la incapacidad de gobernar trae consecuencias, unas peores que otras.