Caso cerrado, sentencia Raúl Arroyo González

– Descarta reporte de desaparecidos tras el estallido y enfatiza que entregaron los restos a sus deudos

ENERO 18

Ángel Hernández

El caso de los restos de las personas que murieron en la deflagración de Tlahuelilpan está cerrado, lo terminamos con los 53 restos de personas entregados a 52 familias que resultaron afectadas aseveró el procurador del estado Raúl Arroyo González.

En entrevista, el funcionario estatal afirmó tajante que no hay personas reportadas como desaparecidas tras el estallido y que los restos se entregaron a los respectivos deudos. Aseveró que, como prueba de ello, hay documentos firmados por las familias que dan cuenta de que estuvieron conformes con los despojos que se les adjudicaron.

De esta manera el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), descartó que existan dudas en el caso de la explosión por los cuerpos entregados a las respectivas familias, pese a que en el marco del primer aniversario de la emergencia, hubo deudos que manifestaron esta inquietud.

Señaló que personalmente no conoce los reportes documentados por medios de comunicación y reiteró que la investigación está más que cerrada.

Por otro lado se refirió al tema del reto de los 100 días para atender y erradicar los delitos de violencia familiar y robo a casa habitación, sobre los cuales dijo que primordialmente se tendrá que mejorar la coordinación entre autoridades impartidoras de justicia como el Ministerio Público y la policía municipal, la sociedad, jueces, defensoría pública, así como todos los actores implicados.

Señaló que el programa puesto en marcha por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional -USAID por sus siglas en inglés- plantea crear soluciones a la medida para problemas concretos de inseguridad y dijo que en caso de resultar exitoso se efectuará de manera permanente.