Voluntad política

David Tenorio

Julio Frenk, exsecretario de Salud, y Octavio Gómez Dantes, escribieron en el periódico Excélsior la columna titulada “Insabi: mala primera impresión”, donde señalan: “Suele decirse que la primera impresión es la más importante. Cuando es negativa, genera una percepción que es muy difícil cambiar después. La primera impresión del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), tras su lanzamiento el 1° de enero, no podría haber sido peor. Hubo desorden, confusión y mensajes contradictorios sobre la manera específica en que el nuevo instituto reemplazaría al Seguro Popular, el cual había funcionado durante 16 años, ciertamente con problemas, pero también con reglas claras que generaban certidumbre”.

Evidentemente preocupa que no se hayan efectuado los estudios requeridos para asumir tal decisión y lo perfectible es que se hubiera convocado a una discusión con expertos y usuarios. Pero la esencia del Insabi de proporcionar servicios de salud sin ninguna restricción, incluyendo todos los padecimientos y medicamentos e insumos que se requieran, inclusive los que generan altos costos, es un esfuerzo que bien vale la pena realizar. Equiparar los servicios de salud mexicanos con los de paises primermundistas que lo han logrado como Canadá, Reino Unido y Dinamarca, nos debe poner a todos, gobiernos, iniciativia privada, asociaciones, universidades, colegios de profesionistas no sólo de la salud en la misma ruta.

Aseguran que antes de que finalice este año toda la población recibirá servicios gratuitos e integrales en los tres niveles de atención, con todos los medicamentos y procedimientos requeridos. Objetivo que no es imposible siempre y cuando exista voluntad politica. La finalidad de mejorar las condiciones de salud que se prestan es encomiable, esto a pesar de las dudas sobre su financiamiento, infraestructura y abastos de medicamentos entre otros, pero debe hacerse todo lo que se tenga a la mano por otorgar a la población un servicio medico de calidad y sin restricciones.