Llama dirigencia nacional de Morena a lograr unidad

-Pegan los divisionismos internos al partido de AMLO en la entidad

-Cambia de sede la sesión de consejo debido a presencia de grupos

 EVITAR CHOQUES

Rosa Gabriela Porter

Dependerá del Consejo Estatal de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) decidir sobre la posibilidad de coaligarse con otros partidos, de cara a la contienda de ayuntamientos en Hidalgo, de acuerdo con el presidente interino, Alfonso Ramírez Cuellar, una vez que definan este escenario, será la dirigencia a escala federal la que ratifique dichos acuerdos.

En reunión con el órgano partidista, conminó a mantener la unidad en el partido, a fin de consolidar triunfos en las 84 alcaldías, asimismo anunció que en próximas fechas avalarán la convocatoria para establecer los criterios de selección de aspirantes.

Ante consejeros estatales, el líder nacional refrendó su respaldo a la estructura de Morena y mencionó que en las siguientes reuniones definirán si formalizarán o no alianzas, establecer reglas de postulación que garanticen la equidad de género, cuidar las representaciones ante órganos electorales y defender el proyecto de la denominada Cuarta Transformación (4T).

Confió en que a más tardar el próximo 21 de febrero ratifiquen su nombramiento como presidente de la fuerza política, por lo que insistió en la importancia de generar “piso parejo”, garantizar transparencia y asegurar la equidad para los aspirantes, que exista la certeza de que habrá un espacio para todos.

“No voy a permitir y voy a denunciar cualquier intervención del gobierno del estado en la designación de candidatos de Morena. Los registros serán con todo el apoyo del CEN, sin escatimar ningún recurso económico ni financiero para echar andar toda la estructura, seccionales y municipales, apoyo con la propaganda, con los límites que nos impone la ley”, dijo ante la asamblea.

En respuesta, legisladores locales y consejeros enfatizaron que no respaldarán las coaliciones con ningún partido político en Hidalgo, además solicitaron la remoción del representante de la cúpula ante el órgano electoral, Alejandro Olvera Mota, y que las encuestas o métodos de selección de suspirantes sean apegadas a la realidad, sin imposiciones de perfiles emanados de otros grupos o “infiltrados” de la oficialía.

Tentativamente esta semana la dirigencia hidalguense sostendrá otra reunión con el Comité Ejecutivo Nacional y el 9 de febrero efectuará nuevamente sesión del Consejo Estatal para precisar los edictos correspondientes.

 

GRUPOS DE CHOQUE. Debido a la presencia de grupos de choque trasladaron la sesión del Consejo Estatal de Morena, a celebrarse en las oficinas del partido, hacia un conocido hotel de la capital hidalguense, en donde estuvo el presidente interino a escala federal, con integrantes del comité, consejeros, diputados locales, federales y senadores.

Inicialmente citaron para el cónclave en la sede de Morena a partir de las 10 horas, ubicada en avenida Juárez, en Pachuca; sin embargo, a las instalaciones arribaron militantes de diversos municipios y otras personas no identificadas con el organismo político, por lo que cerraron las puertas bajo el argumento de que el espacio era insuficiente.

Por ello, Pedro Manuel Hernández, consejero de Tepeapulco y Ángela Álvarez Pérez, de la Secretaría de Ética Partidaria, emitieron un posicionamiento a las afueras del comité, para enfatizar que en este momento no hay convocatorias, reglas de postulación, ni precandidatos a la contienda de ayuntamientos, asimismo es necesario esperar la ratificación de Ramírez Cuellar ante el Instituto Nacional Electoral (INE) y atender las posibles impugnaciones en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Asimismo, los consejeros hidalguenses advirtieron respecto a la presencia de grupos de choque que no generaban las condiciones para efectuar la sesión, incluso cerca del comité estaban aproximadamente 50 jóvenes que no pertenecen a las filas de Morena.

Más tarde trascendió que hubo un cambio de lugar para la reunión partidista, la cual encabezó Alfonso Ramírez Cuellar a puerta cerrada y sin el ingreso de perfiles ajenos a la cúpula “obradorista”.

Cabe recordar que en el pasado Congreso Nacional nombraron al diputado federal como presidente provisional de Morena, a fin de que lleve a cabo el proceso de renovación en los órganos de dirección; no obstante, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, amagó con interponer recursos de inconformidad ante su destitución como lideresa nacional.