GRILLERÍAS

SÍNTOMAS

Las manifestaciones del personal médico del IMSS en Tulancingo se suman a las de sus compañeros en Pachuca.

El problema es que los trabajadores de la salud son el primer frente en la guerra contra el coronavirus y la Administración Federal parece no entender la importancia de su labor.

Las protestas de ayer en Tulancingo llegaron al punto de cerrar las carreteras lo cual generó que las autoridades de Hidalgo intervinieran para alcanzar un acuerdo, liberar la vía y ser intermediarios en sus demandas.

En medio de la pandemia, los sindicatos de trabajadores no han dado muchas declaraciones sobre el tema, ya que todo apunta hacia el Gobierno de México y aunque las carencias se viven en los centros hospitalarios de la provincia, no hay liderazgos identificados.

ABASTO

Los centros de abasto en la capital hidalguense siguen trabajando normalmente ante la pandemia se restringe la entrada a una sola persona. Las grandes plazas comerciales permanecen abiertas y desafortunadamente aún hay familias que no atienden el llamado de las autoridades para permanecer en casa y así evitar contagios.

Los trabajadores del volante reportan la disminución del pasaje, pero en cambio, muchos ofrecen el servicio de llevar comida, medicinas y otros productos a domicilio para sobrellevar la falta de trabajo.

QUEJAS

El que muchas familias atendieran en llamado a quedarse en casa, ha generado nuevas situaciones en la dotación de servicios como en el tema de la conectividad a Internet. Los proveedores más comerciales tienen decenas de solicitudes pero también de quejas por el servicio, mientras que en redes sociales abundan las ofertas de conexión en condiciones simplemente increíbles, por el precio y por las supuestas condiciones.

Lo delicado es que muchas de estas ofertas, piden el pago a través de depósitos electrónicos para lo cual es necesario ofrecer números de cuenta o claves bancarias, así que el riesgo de caer en una estafa es grande.