RAÚL CAMACHO

Además de las reiteradas quejas ciudadanas porque el alcalde de no termina por cerrar negocios, cuyos giros no son esenciales, llama la atención que en Mineral de la Reforma la realización de las sesiones de cabildo no sean públicas, lo cual genera innumerables suspicacias. A ver qué más resulta.