Por chingones no, por delincuentes sí

Leonardo Herrera

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) está empeñada en demostrar que en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) el Patronato de la misma institución, sus directivos y líderes, Gerardo Sosa y Adolfo Pontigo Loyola, tienen cuentas millonarias por  lavado de dinero y delincuencia organizada y no por “chingones” como pregonan y en una acción jurídicamente válida le congeló, por tercera ocasión, 45 cuentas bancarias.
Si bien es cierto que la historia de las investigaciones de Santiago Nieto desde que era Fiscal Especial para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) hasta ahora que encabeza la (UIF) han sido ruidosas y espectaculares, pero poco exitosas y la mayoría de ellas se han caído o bien por falta de pruebas o por no respetar el debido proceso, está parece tendrá un destino diferente.
Desde finales de 2018 comenzaron las investigaciones de un equipo especializado de la UIF que aseguran cuenta con todo el respaldo de la Secretaría de Hacienda, tuvieron acceso a informes de la Comisión Bancaria y de Valores además de cinco instituciones bancarias que con las reformas a la Ley de Instituciones de Crédito no tuvieron obstáculos con el secreto bancario, para conocer las operaciones que Gerardo Sosa y sus aliados hicieron en los últimos años.
Sosa Castelán supo lo que ocurría y tomó decisiones equivocadas, mordió el anzuelo y ordenó hacer la transferencia de 151 millones de dólares que tenía en el extranjero a través de 18 movimientos en bancos de España hasta Suiza para llegar a México, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) fue alertada de las operaciones y envió la solicitud para el congelamiento de las cuentas.
Desde entonces los líderes del Grupo Universidad iniciaron una lucha en dos frentes, una por la vía legal y otra mediática, en ambas han perdido, pues aun cuando el Vigésimo Tribunal Unitario ordenó la liberación de las seis cuentas involucradas en la investigación de lavado de dinero y delincuencia organizada el pasado 15 de mayo,  la UIF cumplió el mandato legal, pero inició un nuevo procedimiento y volvió a congelarlas sólo que ahora lo hizo en 39 cuentas más y esta  vez dicen al interior de la oficina de Nieto Castillo “se demostrará que tienen dinero por delincuentes, no por chingones”
DE MI TINTERO. Ya que andamos en investigaciones, en la Fiscalía General de la República se mantiene abierta una por lavado de dinero en contra de un empresario constructor hidalguense que es dueño de varios medios de comunicación… Para ilegalidades las que dicen comete el subprocurador de Derechos Humanos, Arturo Flores, que en plena contingencia obligó a sus subalternos a firmas hojas de viáticos por más de 5 mil pesos, sólo que la mayoría hace home office, así que el único recorrido que hacen es de la cocina a su sala, cuando mucho.

 

 

Twitter: @herreleo