¿De dónde vienen los bebés?

Andrés Torres Aguirre

 Mucho antes de que la 4T entrara en escena, en Hidalgo se dio un relevo generacional en cuanto al recurso humano disponible por la oficialidad.

Dicho de otra forma, los políticos que habían ocupado e intercambiando cargos públicos y de elección durante décadas fueron desplazados.

Las circunstancias, pero principalmente la iniciativa del gobernador Omar Fayad fue la causa para que en muy poco tiempo, se diera “una limpia” en los organigramas del servicio público de donde se borraron nombres de personajes muy conocidos y también de sus hijos, hermanos, amantes, compadres, primos y socios.

Muy enojados por lo que consideraban una ofensa (increíblemente ese enorme sector sigue pensando que el estado y sus habitantes les debemos «algo» por sus excesos), los miembros de esa vieja nomenclatura intentaron todo por lograr que se les devolvieran sus privilegios pero fueron perdiendo la esperanza y el brío conforme no encontraban eco.

Este barbecho al terreno político de Hidalgo, naturalmente, hizo que surgieran nuevos perfiles y personajes. Más jóvenes la mayoría; más preparados, todos. Una nueva generación que no necesariamente, así lo ha dejado claro el gobernador, será el fondo del cual surjan los nuevos alcaldes, diputados locales y federales, senadores o aspirantes al gobierno del estado.

Un ejemplo es el actual gabinete de Omar Fayad; los actuales secretarios y secretarías son, desde mi óptica una generación «bisagra», son el grupo de funcionarios que da paso a este enorme cambio en la política estatal, son el talento humano a través del cual se abre paso una nueva forma en el servicio público. No digo que sean infalibles ni la solución a todos los problemas, pero sí representan un profundo cambio en las estructuras artríticas del sistema político vigente hasta hace muy poco en nuestra entidad.

Se acerca la elección municipal, por la trascendencia del proceso y lo que significa en el proyecto político vigente en Hidalgo, no serán muchos los secretarios que participen como candidatos o candidatas; todos serán tutores políticos y eso significará que se probarán en terrenos en donde casi todos son novatos.

De los resultados que estos noveles políticos consigan la próxima elección, dependerá en mucho su futuro en lo que se refiere a proyección para cargos de elección popular. Son nuevos tiempos, reglas distintas pero siempre hace falta talento. La prueba de lo que digo es que no hace mucho, desde la cúpula del PRI se promovió el cambio de tutores para la próxima elección porque había un secretario, uno no tan joven que de plano no se aparecía por el distrito que le habían asignado.

 

Twitter: @bamtorre

                 @vocales_radio