Con total irresponsabilidad, feligreses se manifiestan

-Jóvenes laicos de la iglesia católica rechazan remoción de sacerdote Juan Diego de la parroquia de Tula de Allende

EN PLENA PANDEMIA

Ángel Hernández

Pese a la pandemia de SARS-CoV-2, sin guardar la sana distancia y sin las medidas requeridas para evitar la transmisión del virus, jóvenes laicos de la iglesia católica se manifestaron en rechazo de que el sacerdote Juan Diego sea removido de la parroquia de Tula y asignado a otra, aún por definir.

Decenas de jóvenes, acompañados de sus respectivos padres, se pronunciaron por la permanencia del prelado ya que dijeron que ha hecho un muy buen trabajo de orientación con la juventud, además de que se tienen muchos proyectos en puerta, que sólo él puede encabezar.

Los inconformes fueron atendidos por el obispo Juan Pedro Juárez Meléndez y el párroco Germán Llamas Cos y de León, quienes, a pesar de las protestas y las suplicas para la permanencia de Juan Diego, recibieron la mala noticia de que la decisión ya estaba tomada y que no había marcha atrás.

Los manifestantes son originarios de comunidades y colonias como Nantzha, Santa Ana Ahuehuepan, La Malinche, entre otras, portaron pancartas en mano, donde pedían que el clérigo se mantuviera en la parroquia de Tula, al menos un año más.

Sin embargo, inútiles fueron los rezos, cantos y reclamos al obispo, al final, todas las partes aceptaron que Juan Diego sea removido.

El religioso aceptó que no se quiere ir de la parroquia de Tula, pero aseveró que, cuando se ordenó sacerdote hizo un voto de obediencia, por lo que tenía que acatar la decisión de los superiores, como el obispo Juan Pedro Juárez.