EDUCACIÓN SEXUAL, ¿PARA QUÉ? II

Amira Corrales Peon

Continuamos con la serie de sugerencias para vivir la Sexualidad con plenitud. Decíamos que debemos desmitificar a las parejas eróticas y amorosas, sobre cómo dejarnos de ver como objetos sexuales y económicos y comenzar  a pensarnos y aceptarnos como personas; apostar a la atracción, a la intimidad y sentirse bien con la persona adulta, y realizar el acto consentidamente. Es decir, después de la atracción y el consenso, se debe pensar en:

3.- La responsabilidad. 1) El cuerpo: el hecho de querer vivir una sexualidad libre y disfrutar nuestro placer sexual, no implica que se debe dejar de lado la responsabilidad, y es que este valor, abarca la mayoría de los actos con los que deberíamos conducir nuestro ejercicio sexual. Responsabilidad es pensar en mi bienestar, pero también en el bienestar de la otra persona, por lo tanto, si me cuido yo, la cuido a ella. Es algo parecido a que en la actualidad, si me cubro con un tapabocas es para protegerme a mi y a quienes están alrededor. Este cuidado abarca, tanto lo físico, como lo psicológico o emocional, ya que muchas veces se cree, que usando métodos anticonceptivos únicamente, ya nos estamos protegiendo. Y aunque es cierto, esto solo cubre el aspecto físico, pero no el emocional que es tan importante como el otro. Por tanto, el condón o preservativo debe ser usado en cada coito, y si además se combina con métodos hormonales, mejor. Ojo, nunca con cremas espermicidas o con otros condones, ya que se logrará la ruptura del condón. 2) Lo emocional: muchas personas creen que la sexualidad es un mero acto físico, donde el fin placentero es la emisión de fluidos o contracción de órganos, y aunque es verdad, no es lo único. Estudios norteamericanos han demostrado, que la cópula que se realiza también con afectos, es más placentera que la meramente corporal. Es decir, nuestras emociones y sentimientos, también forman parte de este complejo sistema sexual que puede darnos mayor placer. Por eso es de suma importancia, elegir a la persona correcta y el momento oportuno, para tener relaciones sexuales.

CONTINUARÁ…