Grupo Universidad contra la pared

LEONARDO HERRERA

La vinculación de Gerardo Sosa por delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, terminó por apagar las campañas electorales que este fin de semana iniciaron los candidatos del grupo Universidad, el golpe judicial los tiene desmoralizados y alejados de la algarabía del 2018, incluso con un ánimo perdedor y de incertidumbre por el temor de ser alcanzados por las investigaciones que se profundizan en dos frentes, la fiscal y la legal.

En sus redes sociales algunos apenas colocaron una fotografía y publicaron vídeos, pero sin la fuerza, ni los mensajes o el despliegue que acostumbraba el clan sosa, incluso no hubo la “operación garza” esa que movilizaba a la comunidad universitaria, pues cuanto lo intentaron, encontraron la falta de respuesta de alumnos, docentes y trabajadores universitarios que hoy poco a poco comienza a evitar alguna liga con el presidente del patronato y su familia.

Damián Sosa el hermano y candidato de Morena por Tulancingo, pasa horas intranquilo dicen quienes están cerca de él, pues su nombre comienza a figurar en algunos expedientes de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la propia Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que ordenaron cateos con la policía federal en inmuebles de la capital del estado en busca del aseguramiento de documentos y del cumplimiento de la orden de aprehensión en contra de Francisco Natalio Zamudio Isbaile hoy prófugo de la justicia y señalado como uno de los operadores de Gerardo Sosa.

Zamudio Isbaile de acuerdo con el expediente judicial, habría arrendado a Damián Sosa dos pisos de un edificio en el fraccionamiento residencial San Javier para habilitar las oficinas de Movimiento Ciudadano en el 2017 cuando fue coordinador de ese partido, el mismo lugar donde por cierto se encuentran las oficinas de la empresa Eficiencia en Negocios y Asociados S.C.  de la cual es director Juan Manuel Hernández Gayosso una de las tres personas más que fueron vinculadas con Gerardo Sosa.

Así que las horas y días del clan Sosa son de intranquilidad, silencio y pesadilla, pues saben que en cada hoja nueva de los expedientes judiciales comienza aparecer nombres, datos, fechas, lugares y hasta aprobaciones de recursos extraordinarios en el congreso del estado durante el 2019 que fueron a parar a Ensenada, Baja California donde el presidente del patronato de la UAEH Gerardo Sosa y el exrector y diputado local con licencia Humberto Veras Godoy se apoderaron de valiosas tierras.

 

De mi tintero. Que en el último momento le arrebataron al Grupo Universidad en el congreso del estado, el concejo de administración en Pachuca pues querían imponer a Cuauhtémoc Martínez uno de los benefactores de la máxima casa de estudios y medio hermano de la diputada Corina Martínez…Pero no fue la única pues dicen que la operación estuvo muy activa desde la Secretaria de Gobierno y desarticularon al menos 40 municipios.

 

Twitter: @herreleo