RICARDO BAPTISTA

Dicen que soñar no cuesta nada, pero para el diputado local morenista con licencia, la factura política de vender su alma a Grupo Universidad y brincar de un lado a otro en búsqueda del hueso, le saldrá cara, toda vez que por no hacer bien las cuentas, hoy pierde más que una candidatura a presidente municipal.