Elegir bien

David Tenorio

Saber elegir significa, conocer también lo que no quieres.

Elegir es juzgar las cualidades y méritos de múltiples opciones, y seleccionar una o más de entre ellas. Por ejemplo, escoger una prenda de ropa entre otras, el color, el precio, el material, o la ruta que hemos de tomar en un día de trabajo, esta se elige sobre varias preferencias para llegar a un determinado destino.

Tomar decisiones es siempre complicado, pero es algo que todos nosotros tendremos que hacer más de una vez a lo largo de nuestra vida. Algunas decisiones son más importantes que otras, pero como seres racionales que somos siempre nos decantaremos por aquella alternativa que a priori maximice nuestro bienestar personal, familiar o comunitario.

Siempre que elegimos algo, o que realizamos cualquier actividad, estamos renunciando al menos a una de las posibles alternativas. Y siempre existe la posibilidad de que al renunciar nos arrepintamos de no haber hecho otra elección, muchas veces elegimos con sentimiento con pasión, por eso tenemos que valorar las opciones en su justa medida.

Determinar con exactitud qué opción u opciones van a maximizar la utilidad o la rentabilidad es un proceso complejo, si a nivel personal lo es, máxime a nivel público, gubernamental o empresarial. Elegir depende de muchos factores, y en la mayoría de las ocasiones va a tener repercusiones sobre nosotros, nuestro entorno o nuestra comunidad. Por ello, saber elegir correctamente es muy importante. Las elecciones nacen de nuestro propio interés, de nuestros propios deseos.

Tenemos además la responsabilidad de elegir bien.

 

 

Twitter: @David _Tenorio