Nadar de muertito

David Tenorio

El sistema político de Estados Unidos presenta marcadas diferencias con el nuestro. Pero la reciente elección del vecino país nos deja una importante leccion.

El arraigo que lograron las politicas  del aun presidente  Donald Trump en el pueblo norteamericano en los últimos cuatro años, no solo caracterizaron su mandato, sino que estas no declinaron, ni desapareceran facilmente, estan incrustadas  profundamente en el animo de cerca de 72 millones de estadonidenses, dichas politicas no solo pusieron el sello a su administración, sino que lograron construir amplias redes de lealtad y apoyo político. Los numeros de la elección nortemericana dan cuenta de ello. La diferencia entre uno y otro es más menos cinco millones de sufragios. El presidente electo Joe Biden obtuvo cerca 76 millones de votos, que lo convierte en el presidente con más sufragios a favor en toda la historia de los Estados Unidos. Sin embargo, donde se debe poner atención es que después del detrimento en la popularidad de Trump, y a a pesar de ello, logro  poco más de 71 millones de votos.

La puesta en práctica de sus diversas políticas de trabajo impactaron en el electorado de ese país.

Hoy en día quienes se dedican a servir mediante el ejercicio de la función pública están sometidos a un profundo escrutinio. Ya sea por los medios de comunicación, o las redes sociales donde los ciudadanos son cada vez más participativos, éstas sirven de termómetro fiel del humor popular.

Los procesos electorales sirven para renovar los múltiples cargos de elección popular, pero también en una elección están a prueba sus convicciones, el cumplimiento de sus compromisos políticos y su trabajo personal, y si existen resultados favorables que redundaran en beneficio a las franquicias políticas que los postularon.

 Y es que desde ahora como siempre hay perfiles que “nadan de muertito”, buscando no incomodar a nadie, mucho menos a las instancias superiores, con ello pretenden evitar se les resten oportunidades. Pero no ven o no quieren aceptar que los tiempos han cambiado, el trabajo y los resultados se privilegian al dejar hacer dejar pasar.

Twitter:

@David_Tenorio